Boeuf bourguignon

Beef bourguignon

¡Hoy Boeuf bourguignon!

Ingredientes:

Ingredientes
Ingredientes

Para el estofado:

  • 800 gr de carne ternera
  • 125 gr de bacon
  • 400 ml de vino tinto
  • 250 ml de caldo de carne
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Una cebolla
  • Una zanahoria
  • Un ajo
  • Una cucharada y 1/2 de harina
  • Una cucharada de tomate concentrado
  • Una hoja de laurel
  • Una rama de tomillo
  • Sal
  • Pimienta

Para la guarnición:

  • 15 cebollitas francesas
  • 250 gr de champiñones
  • 50 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite
  • Sal

Elaboración:

Para empezar haremos un caldo de carne. Nosotros hemos usado dos trozos de osobuco, zanahoria y cebolla.

Precalentamos el horno a 220º centígrados, con la bandeja en la posición central y calor arriba y abajo.

Cortamos la zanahoria en rodajas y la cebolla en juliana y reservamos.

Ahora vamos a necesitar una cacerola que podamos introducir luego en el horno. Así no tendremos que estar usando varios cacharros.

Cortamos el bacón en trozos, lo salteamos en la cacerola un poco hasta que quede dorado, lo retiramos y lo reservamos.

Bacon

Bacon 2

 

 

 

 

 

 

 

En la misma cacerola doramos la carne, lo justo para sellarla, y reservamos.

De nuevo en la misma cacerola comenzamos a pochar la verdura y cuando esté dorada volvemos a introducir la carne y el bacón. Salpimentamos y añadimos la harina.

Salpimentamos

y añadimos harina

 

 

 

 

 

 

 

Removemos bien y lo introducimos en el horno durante 4 minutos.

Transcurrido este tiempo, abrimos el horno y removemos y lo cocinamos otros 4 minutos.

Retiramos la cacerola del horno y bajamos la temperatura a 160º C.

Añadimos al guiso el vino, el caldo, la pasta de tomate, el ajo picado, el tomillo y el laurel y volvemos a remover.

Introducimos de nuevo la cacerola en el horno y la cocinamos durante aproximadamente 3 horas o hasta que la carne esté tierna.

volvemos a remover

hasta que la carne esté tierna

 

 

 

 

 

 

 

Debemos vigilar el guiso continuamente para evitar que se quede sin líquido e ir añadiendo caldo, agua o vino (cuestión de gustos) cuando sea necesario.

Ahora vamos con la guarnición. Pelamos las cebollas y limpiamos y cortamos los champiñones.

Ponemos una sartén al fuego con la mitad de la mantequilla y del aceite y caramelizamos las cebollas hasta que estén doradas, con el fuego muy bajo.

Retiramos las cebollas de la sartén y ponemos el resto de la mantequilla y del aceite y salteamos los champiñones durante un par de minutos a fuego muy fuerte.

Añadiremos las cebollas y los champiñones al guiso en el momento de servir.

Añadiremos las cebollas y los champiñones

guiso en el momento de servir

Costillar de cerdo a la mostaza y finas hierbas

Costillar de cerdo a la mostaza y finas hierbas

¡Hoy Costillar de cerdo a la mostaza y finas hierbas!

En esta ocasión les vamos a dejar la receta del que ha sido nuestro almuerzo de hoy. Nos inspiramos practicando la cocina de mercado, es decir, ayer hicimos la compra y echamos mano de las sugerencias de la carnicería. Así conseguimos alimentos frescos y de calidad y a buen precio. El resultado fue un tierno costillar de cerdo cocinado con mimo y un impresionante almuerzo por muy poco dinero. . ¡Ahí va la receta!

 

Ingredientes:

Ingredientes
Ingredientes

Un costillar de cerdo (700 – 800 gr)
6 patatas pequeñas
Una cebolla
6 dientes de ajo
3 cucharadas aceite de oliva
Una cucharada de mostaza francesa
1/2 vaso de vino blanco
Romero
Tomillo
Orégano
Pimienta blanca
Sal
Papel de platina

 

Preparación:

Para empezar precalentamos el horno a 200ºC. Pelamos la cebolla y los ajos. Lavamos muy bien las patatas (pues vamos a cocinarlas con cáscara) y las cortamos en cuartos. Disponemos en una fuente de horno los ajos laminados y la cebolla cortada en juliana con lo que haremos una cama para la carne. A continuación, ponemos el costillar encima y lo masajeamos con el aceite, salamos y echamos la mitad de las hierbas. Seguidamente pintamos con la mostaza y añadimos el resto de las especias. Por último, le ponemos las patatas con la piel hacia arriba y las cubrimos con papel de platina (las papas únicamente).

Introducimos la bandeja en el horno a media altura a 200º. Transcurridos 20 minutos damos la vuelta al costillar y lo bañamos con la mitad del vino. Otros 20 minutos después le volvemos a dar la vuelta, lo subimos una altura en el horno, le quitamos el papel de platina y le agregamos el resto del vino. Lo dejamos aproximadamente 15 minutos más, hasta conseguir un apetitoso color dorado. Para asegurarnos de que ya esté hecho, podemos pinchar con un cuchillo en el centro del costillar, si sale jugo rojo déjalo 5 minutos más, todo dependerá de la potencia de cada horno.

En el plato
En el plato

Pastel frío de corvina

Pastel frío de Corvina

¡ Hoy Pastel frío de corvina!

Ingredientes:

400 gr de corvina
5 huevos
250 ml de nata
125 ml de leche
100 ml de tomate frito
Sal
Pimienta blanca
Orégano
Mantequilla
Harina

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer es precalentar el horno a 180º, encamisamos el molde donde vayamos a hacer el pastel untado con un poquito de mantequilla y harina, quitamos bien el exceso de harina.

Hervimos la corvina, lo justo para que este hecha pero sin pasarla demasiado, ya que aun deberá de pasar por el horno, y aunque vaya a ir todo triturado, tampoco queremos que todo el sabor del pescado se quede en el agua de la cocción no?

Echamos los huevos, la nata, la leche y el tomate en un recipiente lo suficientemente grande como para poder meter después la batidora sin problemas, le damos un pasón con la batidora,  salpimentamos, echamos un poquito de orégano y añadimos el pescado, lo podemos desmigar con las manos, o bien lo podemos trituras también con la batidora, eso depende de tus gustos, si te quieres encontrar mas o menos tropiezos, nosotros como tenemos una niña pequeñita los trituramos.

Toda la mezcla la vertimos sobre el molde que previamente habíamos encamisado, metemos en el horno que previamente teníamos precalentado, lo dejamos allí durante 50 minutos a 170º/180º depende de tu horno mas o menos tiempo, para saberlo mete la punta de un cuchillo fino y si te sale limpio entonces estará listo, si sale manchado de la mezcla déjalo un ratito mas.

En el molde
En el molde

Magdalenas de aceite de oliva y vainilla con pepitas de chocolate

Magdalenas de aceite de oliva

¡Hoy Magdalenas de aceite de oliva!

Aprovechando que es fin de semana y que tenemos más tiempo para meternos en la cocina, queríamos buscar un buen desayuno de domingo. Ésta vez se nos ha ocurrido cocinar unas deliciosas magdalenas de aceite oliva y para que le resulten más apetitosas a nuestra peque (y a nosotros también claro) hemos decidido añadirle algo de chocolate. ¡Vamos con la receta!

Ingredientes:

Ingredientes
Ingredientes

 

3 huevos
150 gr de azúcar
180 ml de aceite de oliva
175 gr de harina
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de azúcar avainillado
125 gr de pepitas de chocolate negro
16 cánulas de papel (para magdalenas)

 

 

Preparación:

Batimos los huevos y les añadimos todo el azúcar. Cuando hayamos obtenido una mezcla homogénea, agregamos el aceite y a continuación el harina y la levadura (tamizados). Mezclamos bien e incorporamos las pepitas de chocolate.

Vertemos la mezcla en las cánulas y dejamos reposar durante 30 minutos en la nevera. Transcurrido ese tiempo, metemos las magdalenas en el horno que debe estar precalentado a 230º, durante 10 – 12 minutos.

Batimos
Batimos
Vertemos
Vertemos

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Dejar enfriar y qué aproveche!

Magdalenas
Magdalenas

 

Albóndigas a la griega

Albóndigas a la Griega

¡Hola! Hoy albóndigas a la griega

Hace unos días estábamos viendo en televisión un reportaje sobre la lamentable situación económica que atraviesa Grecia en estos momentos. Y en él se decía algo así como que los griegos estaban retomando las costumbres gastronómicas de sus ancestros, un poco buscando el ahorro, ya se sabe que en tiempos de crisis uno echa mano de lo que tiene, y también creemos que otro poco buscando arraigarse a sus tradiciones, intentando rencontrarse con sus raíces. Vamos, que se está reinventando la gastronomía, volviendo a lo tradicional, dando importancia a la materia prima de calidad y dejando a un lado las florituras y lo superfluo.

Era tan cruda la realidad que pudimos ver a través de ese programa, que nos sentimos conmovidos y muy tristes. Pensamos sobre todo en los niños, que de nada tienen culpa y que pagan los platos rotos; y en los ancianos que, tras una vida entera trabajando, ahora apenas tienen para comer. Un dato que nos pareció devastador es el de que el índice de suicidios ha aumentado un 60% durante el último año. Es terrible.

Pero no queremos ponernos tristes, tampoco pretendemos hablar de política, ni de economía, pues eso no es lo nuestro. Lo nuestros es cocinar. No conocemos una forma mejor de abstraernos de lo que pasa en el mundo que la de cocinar y comer y, por ende, la de compartir mesa y mantel con los nuestros. Por eso nos decidimos a hacer nuestro pequeño homenaje a Grecia (cuna de civilizaciones) y a los griegos, y para ello qué mejor que acercarnos a su gente y sus costumbres, preparando una receta griega: albóndigas a la griega.

Una receta sencilla y tradicional pero con el toque “exótico” que le proporciona la salsa de yogur que sinceramente está de “toma pan y moja”.

Les recomendamos que la prueben.

Ingredientes para las albóndigas:

Ingredientes
Ingredientes
  • 250 gr de ternera picada
  • 250 gr de cerdo picado
  • 2 rebanadas de pan de molde con cereales
  • 150 ml de leche
  • 1 huevo
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Ingredientes para la salsa:

  • 250 ml de yogur griego
  • El zumo de ½ limón
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

Para comenzar preparamos la masa para las albóndigas. Para ello picamos la cebolla en mirepoix (muy pequeñita) y la ponemos a rehogar en una sartén a fuego lento con un chorrito de aceite de oliva hasta que quede blandita.

Cebolla
Cebolla
Cebolla picada
Cebolla picada

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras ponemos la carne en un bol a la que añadimos el perejil, el ajo finamente picados y el huevo. Ponemos el pan a remojo en la leche y cuando esté bien empapado lo agregamos a la carne, quitándole el exceso de leche. Escurrimos la cebolla y la añadimos también.

Mezclamos
Mezclamos
Mezcla
Mezcla

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora vamos a preparar la salsa. Pelamos el ajo y lo machacamos en el mortero y cortamos el perejil muy pequeñito. Ponemos el yogur en un bol y le añadimos el ajo, el perejil y el zumo de limón. Salpimentamos y agregamos un chorrito de aceite de oliva. Removemos bien, tapamos con papel film y reservamos en la nevera para que los sabores se asienten.

Ingredientes salsa
Ingredientes salsa
Salsa
Salsa

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora comenzamos a hacer con la carne bolas de unos 3 centímetros de diámetro (aproximadamente una cucharada de carne cada vez) y vamos pasando cada una por harina. Mientras ponemos al fuego una sartén o cazo con abundante aceite (mejor si es algo profundo para que las bolas floten en el aceite).

Vamos friendo a fuego medio – alto hasta que queden doradas. No debemos poner el fuego demasiado fuerte o se nos quemarán rápidamente por fuera y quedarán crudas en el interior. Retiramos del fuego y escurrimos en un papel secante.

Bolas de carne
Bolas de carne
Fritas
Fritas

 

 

 

 

 

 

 

 

Se sirven calientes, acompañadas con la salsa de yogur y de la guarnición deseada.

Como vemos, estas no son unas albóndigas en salsa al uso. Es decir, no van bañadas en salsa sino que están acompañadas por la misma. Por ello es aconsejable freír únicamente las albóndigas que vayamos a comer cada vez ya que, al contrario que las albóndigas en salsa tradicionales, quedan mejor recién hechas, si no al calentarlas nos quedarían secas.

Ahora a prepararlas!!

Bizcocho sin huevo, de leche y yogur.

Bizcocho sin huevo

¡Hola! Hoy Bizcocho sin huevo, una receta para esas madres / padres que tienen hijos con alergia al huevo. Se trata de un bizcocho con leche y yogur y, por supuesto, sin huevo.

Afortunadamente el bebé Tartufo no tiene ningún tipo de alergia (que sepamos), pero no son pocos los cuidados que los papas y las mamás debemos tener a la hora de dar un nuevo alimento a los niños y desgraciadamente tampoco son pocos los niños que finalmente resultan tener algún tipo de alergia alimentaria (gluten, algún tipo de fruto seco, cacao, lactosa, etc.).

Se recomienda que la introducción del huevo en la dieta del bebé se produzca en torno al año de vida, precisamente por el alto poder alérgeno del mismo y que se encuentra principalmente en la clara de éste.

Se trata además de una alergia bastante difícil de controlar ya que, aunque resulte inverosímil, el huevo se presenta en muchos de los productos envasados que consumimos con más asiduidad: helados, embutidos, sopas, cereales para el desayuno, pan, pastas e incluso en muchos medicamentos; razón por la cual los niños afectados por ella deben mantener una dieta muy restrictiva.

No queda más remedio pues a los padres de niños con este tipo de alergia que armarse de paciencia, informarse convenientemente y leer cuidadosamente los ingredientes de cada uno de alimentos que los niños van a tomar. Además, es adecuado explicar y hacer entender al menor en qué consiste su alergia sobre todo para que el niño sepa manejarse cuando come fuera de casa.

La alergia al huevo es, tras la alergia a la lactosa, la más común en nuestro país. Aproximadamente un 7,5% de la población padece este tipo de alergia. Además se trata de una dolencia con un elevado riesgo de reacciones tanto por su consumo como por el contacto involuntario con el producto.

El sólo hecho de manipular el huevo para prepararnos una tortilla y coger después a nuestro hijo sin habernos lavado las manos en profundidad antes, puede desencadenar toda una serie de síntomas: reacciones cutáneas, crisis respiratorias, problemas digestivos, etc.

La alergia al huevo supone una dura prueba tanto para el bebé como para sus padres. Se diagnostica entre los 9 y los 12 meses de edad, cuando el niño prueba el huevo por primera vez. Su ingesta supone en los mejores casos una erupción cutánea y en los peores (y desgraciadamente más frecuentes) un shock anafiláctico.

Además las pruebas médicas y las analíticas son también muy agresivas, no en vano para saber si el niño sigue teniendo o no la alergia y en que grado, se debe dar el producto al crío (con la correspondiente supervisión médica). Sin contar la tristeza que supone a unos padres que no pueden ofrecer a su hijo un bollo o un trozo de tarta en su cumpleaños.

Afortunadamente hoy en día tenemos a nuestra disposición mucha información y una amplia gama de productos preparados para personas con este y otros tipos de alergias.

Así mismo, tanto en los comedores escolares como en importantes cadenas de restaurantes existen hoy en día menús adaptados para niños con dicho problema. Además y por suerte, en la mayoría de los casos la alergia al huevo se supera cuando el bebé alcanza los 6 ó 7 años de edad.

Hace poco nos escribía una madre cuyo hijo tiene alergia al huevo y a la lactosa. Esta receta es para ella, para su hijo y para todas las familias que albergan en casa este tipo de problemas.

Por supuesto, en el caso de alergia a la lactosa habría que sustituir tanto la leche como el yogur por bebidas de soja. Eso sí, no vale cualquier producto de soja ya que muchas veces los alimentos de este tipo que se venden en el supermercado advierten que pueden contener trazas de leche.

Así pues conviene leer detenidamente los ingredientes y en caso de duda es mejor acudir a una tienda especializada como una herboristería o algunas grandes superficies que disponen de éste tipo de productos. Esto no es nada nuevo para las personas que sufren este tipo de trastorno ni para sus familias pero si pretendemos preparar la receta para alguien con esta alergia debemos extremar las precauciones.

Nos les entretenemos más y ahí vamos con la receta de este bizcocho sin huevo que tanto nos sirve para alérgicos como para los que no lo son. No en vano este dulce está realmente delicioso. Esperamos que se animen a prepararlo.

 

Ingredientes
Ingredientes

Ingredientes:

  • 125 ml de yogur natural (o yogur de soja)
  • 125cc de leche entera (o bebida de soja)
  • 125 ml de aceite (de oliva suave o de girasol)
  • 400 gr de harina
  • 220 gr de azúcar
  • Un sobre de levadura en polvo.

 

Elaboración:

Para empezar precalentamos el horno a 180º C, situando la bandeja en la posición central.

En un bol mezclamos la leche, con el yogur y el aceite. Seguidamente añadimos el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación tamizamos la harina y la levadura y se las agregamos a la mezcla anterior. Batimos de nuevo la mezcla hasta obtener una masa en la que todos los ingredientes queden totalmente integrado.

Mezcla
Mezcla

Preparamos el molde que vayamos a utilizar encamisándolo (untándolo con mantequilla y harina o forrándolo con papel de horno). Vertemos nuestra mezcla en el molde y lo introducimos en el horno a 180º C durante aproximadamente 45 minutos o hasta que esté dorado.

Masa en el molde

Como siempre, si no estamos seguros podemos comprobar si está hecho introduciendo la punta de un cuchillo, si sale limpio es que está listo. Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos reposar al menos 10 minutos sin desmoldarlo. Desmoldamos y dejamos reposar sobre una rejilla hasta que esté totalmente frío.

Dejamos reposar
Dejamos reposar

Ya está listo para cortar, comer y disfrutar!

Esperamos que les guste este bizcocho sin huevo!

Bizcocho
Bizcocho sin huevo
Partío
Partío

Bacalao frito con pimientos verdes y vinagreta de tomate

Bacalao frito con pimientos

¡Hola! Hoy comida fácil, Bacalao frito con pimientos verdes y vinagreta de tomate

Soy de los que piensan que no hay que volverse loco para quedar como un caballero a la hora de hacer un plato, este plato no tiene absolutamente nada, es lo mas sencillo que te puedes echar a la cara, básicamente se usan dos técnicas (si se pueden llamar técnicas a estos J) cortar y freír, vamos, chupado!

En esta ocasión según iba haciendo el plato se me ocurrió que la podría acompañar con una vinagreta de tomate, en ella, metí un ajo que freí junto con el bacalao. Y diréis, porque me cuenta esto?

Pues sencillo, porque yo, os puedo poner la receta base de algo, pero según se os vayan ocurriendo cosas, podéis ir improvisando, bajo mi punto de vista, en pastelería no aplicaría esta libertad, porque los resultados pueden ser catastróficos, en cambio en este tipo de recetas si.

Sobre la receta poco puedo decir, receta típica de menú de sidrería. En todas las sidrerías en las que yo he estado, y no han sido pocas, el menú se compone básicamente de tortilla de bacalao, bacalao frito con pimientos, chuletón, ensalada de lechuga y cebolla y queso con nueces de postre, por supuesto

Las hay mas refinadas y con unos menús mas elaborados, pero teniendo en cuenta que tradicionalmente a las sidrerías no se iba a comer, sino a probar la sidra y estos manjares se fueron introduciendo para que la gente no saliera muy perjudicada de allí, pero como todo en la vida, se fue sofisticando y no en mucho tiempo, las sidrerías se fueron modernizando en cuestión de unos diez años, quedando pocas sidrerías tradicionales de las de comer de pie.

Así que nada, receta sencilla donde las haya, pero que aquí, un servidor, disfruta mas que con cualquier receta de alto copete, o cualquier espuma de vete tu a saber que, que aunque me gusta mucho trabajar con ellas, como para todo, tiene su momento, y ayer me apetecía comerme un suculento lomo de bacalao…

Ingredientes:

Ingredientes
Ingredientes
  • 2 Porciones de lomo de bacalao
  • 2 Pimientos verdes
  • 1 Tomate Grande
  • 2 Dientes de ajo
  • 150 gr de aceite de oliva
  • 50 gr de harina

 

 

Elaboración:

Ponemos el aceite al fuego, cortamos los pimientos en rodajas y los freímos, para mi gusto, que estén fritos, pero crocantes, pero eso va en gusto, los ponemos en un papel secante. Reservamos.

En ese mismo aceite a fuego fuerte freímos el bacalao pasado por harina, doramos por ambas cara, fijaos cuando este saliendo unas especie de lechecilla del bacalao, ese es el momento de sacarlo del fuego, estará en su punto, siempre y cuando este jugoso, siempre es mejor pecar de poco hecho, que de muy hecho, lo primero tiene remedio, lo segundo no.

En este caso tenia un tomatito en la nevera y me pareció que le podía pegar al plato una vinagreta de tomate, corte este en dados pequeños y lo aliñe con un poquito de aceite de oliva virgen, vinagre de módena, orégano y los ajos fritos sin piel cortados muy finamente, le dan un toque fantástico en el conjunto del plato.

El tomatito
El tomatito

Mas sencillo no puede ser, pero os aseguro que si usáis un buen bacalao, lo freís en su punto, con su pimiento y en esta caso la vinagreta de tomate, es para mi, un manjar! disfrute como un niño comiendo este plato, y muchas veces, no hay que volverse loco para comer como un marques.

Espero que os haya gustado!

Alcachofas en salsa con jamón ibérico y berberechos

Alcachofas con jamón y berberechos

Alcachofas en salsa con jamón ibérico y berberechos. Hoy les presentamos un plato de verdura muy sencillo y que nos proporciona una forma diferente de comer vegetales.

Como hemos dicho muchas veces, nos gusta practicar la cocina de mercado y así surgió la elaboración de esta receta. Simplemente paseábamos por el mercado, vimos unas alcachofas con una pinta estupenda y la cabeza del señor Tartufo se puso a maquinar pensando que podía hacer con ellas hasta que se le ocurrió prepara esta receta.

Las alcachofas son una importante fuente de fibra, no en vano están compuestas mayoritariamente por agua e hidratos de carbono, de los cuales la mayor parte es fibra. Dichas características la convierten en un alimento ideal para cualquier dieta baja en grasas; por todos es conocida la popular dieta de la alcachofa.

Así que si gustas de los vegetales, de la comida sana y sencilla anímate a probar esta receta.

* Nota: la temporada de las alcachofas está terminando (desde otoño hasta primavera) así que van a tener que darse prisa si quieren preparar esta receta. Si no, pueden esperar hasta el próximo otoño época en la que las alcachofas están en pleno esplendor.

 

Ingredientes
Ingredientes

Ingredientes:

  • 4 alcachofas
  • 10 berberechos
  • 4 lonchas de jamón ibérico
  • ½ cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Un limón
  • 100 ml de vino blanco
  • ½ cucharada de harina
  • Aceite de oliva
  • Sal

 

Elaboración:

Para comenzar pelamos las alcachofas, quitamos los pelitos que tienen el centro (resultan muy desagradables al paladar una vez cocidas) y las vamos frotando una a una con el limón cortado por la mitad para que no se nos oscurezcan.

Mientras ponemos una cazuela con agua y sal en el que introduciremos las alcachofas enteras durante aproximadamente 15 minutos (depende del tamaño de la alcachofa). Se sabe que están listas pinchando la parte superior de la alcachofa que debe estar tierna. Escurrimos y reservamos.

Alcachofa
Alcachofa

Ponemos a hervir el vino blanco en un cazo. Cuando esté en ebullición agregamos los berberechos hasta que estén abiertos y los retiramos rápidamente del fuego (o se nos pasarán). Desconchamos los berberechos y los reservamos. Guardamos el vino resultante de la cocción.

Berberechos
Berberechos
Berberechos
Berberechos

 

 

 

 

 

 

 

 

Cortamos la cebolla en mirepoix (muy fino) y la ponemos a sofreír en un cazo con un chorrito de aceite de oliva. Cuando esté medio pochada añadimos el ajo y dejamos sofreír sin que llegue a coger color.

Agregamos la harina y la tostamos un poco y a continuación agregamos un chorrito del vino donde habíamos cocinado los berberechos y un par de cucharones (o cazos) del caldo dónde hemos cocido las alcachofas, hasta que obtengamos la textura que deseamos. Rectificamos de sal (no debería llevar sal ya que los berberechos ya le aporta suficiente sabor) y retiramos del fuego.

Cortamos las alcachofas por la mitad y las introducimos en la salsa y ponemos encima los berberechos, los cuales bañaremos con la salsa para que se calienten.

Presentamos las alcachofas en un plato con los berberechos encima, acompañadas de las lonchas de jamón ibérico cortadas por la mitad. Agregamos un poco de salsa y un chorrito de aceite de oliva.

Alcachofas con salsa
Alcachofas con salsa
Alcachofas con salsa
Alcachofas con salsa

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos que les guste!

Plumcake de platano y chocolate

Plumcake de plátano y chocolate

Hoy: Plumcake de platano y chocolate!!!

Como ya sabrán existe una pequeña bebé tartufo. La enana necesita comer fruta, razón por la que en ocasiones nos hacemos con cantidades ingentes de fruta que a veces no nos da tiempo de comer y se nos va quedando demasiado madura.

Y como la comida no se tira (ni en estos tiempos como está la cosa ni nunca), hay que ir dándole salida con soluciones imaginativas. En esta ocasión se nos habían quedado olvidados en la cesta de la fruta cuatro pobres plátanos que estaban ya demasiado pasados (más para la señora y el bebé tartufo a las que les gustan más bien verdes). Así que nos pusimos a bucear por internet a ver si encontrábamos una buena idea para dar salida a nuestro pequeño excedente de bananas. Y fue así que encontramos una receta de plum cake de plátano que tenía una pinta estupenda. Así que manos a la obra que nos pusimos y aquí les dejamos el resultado.

Dos apuntes importantes:

Gracias al Monstruo de las galletas por la receta, nos ha encantado.

Ni que decir tiene pero por si acaso: los plátanos de Canarias, eh!!!

 

Ingredientes
Ingredientes

Ingredientes:

  • 120 gr de mantequilla
  • 160 gr de azúcar
  • 2 huevos pequeños
  • 215 gr de plátanos de Canarias maduros
  • 300 gr de harina
  • 5 gr de levadura
  • 1 yogur natural
  • 50 gr de pepitas de chocolate
  • Papel de horno

Elaboración:

Para empezar precalentamos el horno a 180ºC y colocamos la bandeja en la posición central (o un punto por debajo si el horno es de 5 puntos).

A continuación mezclamos la mantequilla (que debe estar en pomada) con el azúcar; cuando hayamos obtenido una crema añadimos el yogur; a continuación vamos agregando los huevos uno a uno, mezclando siempre antes de incluir un nuevo ingrediente.

Seguidamente tamizamos la harina y la levadura y las añadimos a la mezcla anterior. Por último incluimos las pepitas de chocolate y removemos nuevamente. En este punto puede que piensen que algo ha salido mal porque la masa está demasiado dura (al menos yo me temí lo peor) pero no se preocupen, es así. A continuación, batimos los plátanos y los juntamos con nuestra masa. Removemos por última vez y vertemos la mezcla en un molde en el que previamente debemos haber colocado un papel de horno.

Plumcake

Introducimos el molde en el horno a 180ºC durante aproximadamente una hora. En mi horno tardó un poquitín más. Cuando hayan pasado 35 minutos se puede abrir el horno y tapar el plum cake con papel de aluminio ya que como va a estar bastante tiempo cocinándose podría dorarse demasiado; en mi caso no fue necesario. Pueden utilizar el truco de meter la punta del cuchillo para averiguar si ya está listo.

Sacar del horno, esperar un par de minutos (para no quemarnos), desmoldar y dejar reposar en una rejilla.

Corte
Corte

Ideal como postre o en la merienda, acompañado de un café con leche calentito. ¡Qué aproveche!

Ensalada Cesar

Ensalada Cesar

Ensalada Cesar, una receta clásica dónde las haya pero que muy poca gente sabe cómo se prepara. En la familia Tartufo hemos dado con la que nos parece la mejor receta de esta salsa cuyo inconfundible sabor o te encanta o lo detestas… cuestión de gustos.

No se conoce con exactitud el origen de la ensalada César. Se cree que la fue creada en Méjico por el cocinero italiano Alex Ardini, quién junto a su hermano César Ardini (de ahí viene el nombre) eran propietarios del restaurante Cesar´s place. Se cuenta que este plato fue el ganador de un concurso gastronómico gracias al cual su aliño se hizo muy popular.

Otra versión dice que la ensalada fue creada por el propio Cesar Ardini. Al parecer unos soldados americanos pidieron al chef que les preparara una ensalada. A falta de tomates, zanahoria, pepino… es decir, los ingredientes habituales de una ensalada; Ardini decidió preparar un plato con los ingredientes que tenía a mano, basándose en la comida que su madre le preparaba cuando era pequeño en Italia.

Lo que se sabe a ciencia cierta es que César Ardini registró en 1948 en Los Ángeles la ensalada como suya, dándole el ya internacionalmente conocido nombre de Ensalada César.

No son pocos los ingredientes necesarios para preparar este plato pero si te gustan las ensaladas vale la pena hacerla porque está deliciosa. Así que prepara la lista de la compra y a por ella.

Ensalada Cesar
Ensalada Cesar
Ingredientes
Ingredientes

Ingredientes: (para 2 – 3 personas)

Para la ensalada:

Lechuga (la que prefieran, nosotros usamos una mezcla de rúcula, lechuga rizada, escarola y lollo rosso)

Una pechuga de pollo

Una rebanada de pan de molde (nosotros usamos integral pero vale el que tengan en casa)

25 gr de queso parmesano (para decorar)

Aceite de oliva

Para la salsa:

100 gr de queso parmesano rallado

1 huevo

6 filetes de anchoa (escurridos)

5 cucharadas de aceite de girasol

2 cucharaditas de salsa Perrins

Una cucharadita de mostaza

Un diente de ajo

Unas gotas de vinagre

Pimienta

Agua mineral

 

Preparación:

Para comenzar ponemos a calentar una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Cuando esté caliente ponemos la pechuga entera a fuego fuerte hasta que se sellen los jugos de la carne y después se baja a fuego medio para que termine de cocinarse. Debe quedar dorada pero no demasiado hecha para que no quede seca. Cortamos la pechuga en dados y reservamos.

A continuación, ponemos un cazo con abundante aceite. Cortamos el pan en cuadritos y lo añadimos cuando el aceite esté bien caliente. En cuando esté dorado lo retiramos y lo dejamos escurrir en un papel secante.

Seguidamente lavamos, escurrimos bien, cortamos la lechuga y la reservamos también. Por último cortamos el parmesano en lascas.

Salsa
Salsa

Ahora vamos con la salsa. En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes de la salsa y trituramos suavemente hasta que todos queden bien mezclados. Probamos la salsa, si está muy fuerte de sabor podemos ir añadiendo agua mineral a cucharadas hasta obtener el sabor que nos guste; si quedara muy espesa agregamos agua también para obtener un resultado más cremoso.

Montamos la ensalada poniendo una generosa base de lechuga, añadiendo a continuación los costrones de pan y la pechuga. Por último agregamos salsa al gusto y decoramos con el parmesano.

Esta ensalada está mejor templada pero si nos sobra salsa hay que guardarla en la nevera rápidamente porque al llevar huevo crudo puede estropearse. No hay problema ya que fría también está muy buena. Eso sí, no la conserven más de un día por si acaso.

E. Cesar
E. Cesar