Bizcocho sin huevo, de leche y yogur.

¡Hola! Hoy Bizcocho sin huevo, una receta para esas madres / padres que tienen hijos con alergia al huevo. Se trata de un bizcocho con leche y yogur y, por supuesto, sin huevo.

Afortunadamente el bebé Tartufo no tiene ningún tipo de alergia (que sepamos), pero no son pocos los cuidados que los papas y las mamás debemos tener a la hora de dar un nuevo alimento a los niños y desgraciadamente tampoco son pocos los niños que finalmente resultan tener algún tipo de alergia alimentaria (gluten, algún tipo de fruto seco, cacao, lactosa, etc.).

Se recomienda que la introducción del huevo en la dieta del bebé se produzca en torno al año de vida, precisamente por el alto poder alérgeno del mismo y que se encuentra principalmente en la clara de éste.

Se trata además de una alergia bastante difícil de controlar ya que, aunque resulte inverosímil, el huevo se presenta en muchos de los productos envasados que consumimos con más asiduidad: helados, embutidos, sopas, cereales para el desayuno, pan, pastas e incluso en muchos medicamentos; razón por la cual los niños afectados por ella deben mantener una dieta muy restrictiva.

No queda más remedio pues a los padres de niños con este tipo de alergia que armarse de paciencia, informarse convenientemente y leer cuidadosamente los ingredientes de cada uno de alimentos que los niños van a tomar. Además, es adecuado explicar y hacer entender al menor en qué consiste su alergia sobre todo para que el niño sepa manejarse cuando come fuera de casa.

La alergia al huevo es, tras la alergia a la lactosa, la más común en nuestro país. Aproximadamente un 7,5% de la población padece este tipo de alergia. Además se trata de una dolencia con un elevado riesgo de reacciones tanto por su consumo como por el contacto involuntario con el producto.

El sólo hecho de manipular el huevo para prepararnos una tortilla y coger después a nuestro hijo sin habernos lavado las manos en profundidad antes, puede desencadenar toda una serie de síntomas: reacciones cutáneas, crisis respiratorias, problemas digestivos, etc.

La alergia al huevo supone una dura prueba tanto para el bebé como para sus padres. Se diagnostica entre los 9 y los 12 meses de edad, cuando el niño prueba el huevo por primera vez. Su ingesta supone en los mejores casos una erupción cutánea y en los peores (y desgraciadamente más frecuentes) un shock anafiláctico.

Además las pruebas médicas y las analíticas son también muy agresivas, no en vano para saber si el niño sigue teniendo o no la alergia y en que grado, se debe dar el producto al crío (con la correspondiente supervisión médica). Sin contar la tristeza que supone a unos padres que no pueden ofrecer a su hijo un bollo o un trozo de tarta en su cumpleaños.

Afortunadamente hoy en día tenemos a nuestra disposición mucha información y una amplia gama de productos preparados para personas con este y otros tipos de alergias.

Así mismo, tanto en los comedores escolares como en importantes cadenas de restaurantes existen hoy en día menús adaptados para niños con dicho problema. Además y por suerte, en la mayoría de los casos la alergia al huevo se supera cuando el bebé alcanza los 6 ó 7 años de edad.

Hace poco nos escribía una madre cuyo hijo tiene alergia al huevo y a la lactosa. Esta receta es para ella, para su hijo y para todas las familias que albergan en casa este tipo de problemas.

Por supuesto, en el caso de alergia a la lactosa habría que sustituir tanto la leche como el yogur por bebidas de soja. Eso sí, no vale cualquier producto de soja ya que muchas veces los alimentos de este tipo que se venden en el supermercado advierten que pueden contener trazas de leche.

Así pues conviene leer detenidamente los ingredientes y en caso de duda es mejor acudir a una tienda especializada como una herboristería o algunas grandes superficies que disponen de éste tipo de productos. Esto no es nada nuevo para las personas que sufren este tipo de trastorno ni para sus familias pero si pretendemos preparar la receta para alguien con esta alergia debemos extremar las precauciones.

Nos les entretenemos más y ahí vamos con la receta de este bizcocho sin huevo que tanto nos sirve para alérgicos como para los que no lo son. No en vano este dulce está realmente delicioso. Esperamos que se animen a prepararlo.

 

Ingredientes
Ingredientes

Ingredientes:

  • 125 ml de yogur natural (o yogur de soja)
  • 125cc de leche entera (o bebida de soja)
  • 125 ml de aceite (de oliva suave o de girasol)
  • 400 gr de harina
  • 220 gr de azúcar
  • Un sobre de levadura en polvo.

 

Elaboración:

Para empezar precalentamos el horno a 180º C, situando la bandeja en la posición central.

En un bol mezclamos la leche, con el yogur y el aceite. Seguidamente añadimos el azúcar y batimos hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación tamizamos la harina y la levadura y se las agregamos a la mezcla anterior. Batimos de nuevo la mezcla hasta obtener una masa en la que todos los ingredientes queden totalmente integrado.

Mezcla
Mezcla

Preparamos el molde que vayamos a utilizar encamisándolo (untándolo con mantequilla y harina o forrándolo con papel de horno). Vertemos nuestra mezcla en el molde y lo introducimos en el horno a 180º C durante aproximadamente 45 minutos o hasta que esté dorado.

Masa en el molde

Como siempre, si no estamos seguros podemos comprobar si está hecho introduciendo la punta de un cuchillo, si sale limpio es que está listo. Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos reposar al menos 10 minutos sin desmoldarlo. Desmoldamos y dejamos reposar sobre una rejilla hasta que esté totalmente frío.

Dejamos reposar
Dejamos reposar

Ya está listo para cortar, comer y disfrutar!

Esperamos que les guste este bizcocho sin huevo!

Bizcocho
Bizcocho sin huevo
Partío
Partío