viernes, 24 de enero de 2014

Callos

Buenas!

Aquí estamos de nuevo. Regresamos exactamente un mes después, tras un merecido descanso (descanso del blog porque el resto ha sido un no parar) volvemos con ganas renovadas y prometemos recetones y toda clase de consejos en lo venidero. ¿Por qué? Pues porque los Reyes Magos nos conocen y, como siempre nos portamos muy bien, nos han regalado mogollón de utensilios de cocina con los que estamos dejando volar nuestra imaginación.

Hoy traemos una receta contundente para hacer sudar con estos fríos. Unos callos de toda la vida pero no unos cualquiera. Esta que les dejamos es la fórmula de Abraham García quien, entre otras muchas virtudes, destaca por su pasión por la cocina con casquería, fervor que sinceramente compartimos.

Habrá infinitas formas de cocinar los callos pero podemos garantizar que la receta que les dejamos es la mejor receta de callos que hemos probado, de lejos y lo certifica la familia... Porque estos platos son para compartir.


¡Con estos callos ni frío ni na´!


*Nota: las cantidades de la receta están adaptadas para poder cocinar en casa.


Ahí va la receta!



Ingredientes:

Un kg de callos
Una manita de ternera
Una lengua de ternera
Un morro de ternera
Un hueso de jamón (de cierta calidad preferiblemente)
1/4 kg de chorizos ahumados
150 gr de morcilla
Dos cebollas hermosa
Una cabeza de ajos
Dos puerro
Dos zanahorias
2 tomates maduros
1/2 guindilla
2 ñoras
2 clavos de olor
5 bolas de pimienta
Una cucharada de buen pimentón de la vera
Aceite de oliva virgen extra
Sal



Elaboración:

Para empezar lavamos bien todas las carnes. Pelamos y lavamos las verduras también. Debemos, además, blanquear las carnes, es decir, ponerlas en un cazo con agua fría y, en cuanto rompa a hervir, retirarlas del fuego, desechar el agua que estará cargada de impurezas y volver a cubrir con agua fría.

Necesitamos una olla enorme y abundante agua para cocinar todos esto. Ponemos todas las verduras dentro de una malla a cocer con los callos, toda la carne y las especias. Los chorizos y las morcillas también los ponemos a cocer (si tenemos otra malla podemos meterlos dentro para mayor comodidad).

Cocemos los callos hasta que estén tiernos (aproximadamente 2 horas y media o incluso 3). Debemos vigilar los embutidos porque se cocerán antes, los retiramos cuando estén listos.

Cortamos todas las carnes en cuadros y desmigamos las manitas. Cortamos los chorizos y morcillas en rodajas. Retiramos el hueso de jamón y lo desechamos. Retiramos también las verduras y los dejamos reposar.

Trituramos las verduras con un poco de caldo de la cocción y colamos. Obtendremos una salsa en la que vamos a volver a cocer toda la carne y embutidos. Debemos desgrasar varias veces.

Hacemos un sofrito con la guindilla cortada en rodajas y, fuera del fuego, añadimos el pimentón. Paramos el sofrito con un poco de caldo de cocción para que el pimentón no se queme. Entonces añadimos este sofrito al guiso.

Cocinamos todo a fuego lento durante unos 10 o 15 minutos y dejamos reposar un buen rato antes de comer, mejor si nos esperamos al día siguiente, estará más bueno.



Además, les podemos asegurar por experiencia que el guiso soporta perfectamente la congelación, con lo que podemos disfrutar de nuestros callos meses después e igual de buenos. Esto nos puede venir genial porque al ser un guiso tan grande y demasiado copioso como para repetir, si nos sobra lo metemos racionado en el congelador y listo.

4 comentarios:

  1. ¡Bienvenidos!
    Se os echaba de menos, pero coger aire y descansar siempre es necesario.
    En Galicia, los callos, si no llevan garbanzos, no son callos, jaja. Pero con el frío que hace, no le hago yo ascos en absoluto a este platazo.

    Expectante me hallo de los nuevos recetones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Lu. La verdad es que aquí en la isla lo habitual también es que los callos lleven garbanzos pero esta vez quisimos ceñirnos a la receta de Abraham García porque habíamos oído y leído que eran la mejor, y asi lo hicimos. Sinceramente estaban deliciosos pero seguro que un puñadito de garbanzos no habría perjudicado la obra, al contrario.
      El descanso mas que voluntario fue necesario pero estamos encantados de estar por la blogosfera de nuevo. Besos :)

      Eliminar
  2. Hoy me he acordado de vosotros, debe ser cierto eso de que si te acuerdas de una persona no tardas en tener noticias de ella. Te iba a mandar un mensaje por face, y me puse antes con las visitas y buala.........apareces con una de mis recetas favoritas. Aunque te confieso nunca los he hecho siempre los he comprado en la carnicería ya preparados. Pero creo que es un reto y un día me pondré a ellos.
    Encantada de teneros de vuelta. Y aunque ya sea un poco tarde os deseo un feliz año.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Ya estábamos preocupadas de no veros con recetas nuevas :) Pero las vacaciones hay que tomarlas en serio, sobretodo para reponer fuerzas!!!
    Nos alegra que hayáis vuelto!! Y con recetas tan ricas :)
    Un beso familia!!!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.