viernes, 10 de mayo de 2013

Potaje de acelgas



Buenas!

Mañana es el cumpleaños de mi señora madre (felicidades mamá) así que estos días andamos planeando algo para pasar un rato en familia y en esos ratos, por supuesto, comemos, no podía ser de otra forma. 

Y hablando de comida y de mi madre, la semana pasada nos fuimos juntas al mercado. Dando una vuelta por el mercado agrícola de San Mateo (en el municipio de San Mateo en Gran Canaria) encontramos un puesto en el que vende muchas hortalizas del tipo lechugas, espinacas, col, berros, etc. Entre tanto verde y tanta hermosura vimos también unas acelgas. Entonces decidí que el lunes haríamos un Potaje de acelgas para comer. Y mi madre me dice:


  • ¿Acelgas? Te gustan las acelgas Noemí. 
  • Sí ma’, el potaje de acelgas está buenísimo. 
  • Yo las probé cuando niña y no me gustaron. 
  • Pues ya es hora que las vuelvas a probar, ¿no? 
  • ¿Cómo las haces? 
  • En potaje, con toda su verdurita y un pedazo de ñame. 
  • Pues yo voy a hacer una crema.       

De esta corta pero intensa conversación entre madre e hija podemos extraer tres conclusiones: 
  • Que mi madre es la única persona (junto a mi hermana en contadas ocasiones) que no me llama Noe y nunca lo hará por mucho que yo me esfuerce. 
  • Que mi madre se deja aconsejar, al menos en parte, por su hija, lo cual me alegra. 
  • Que mi madre me pregunta una receta solo para entretenerme un rato porque al final siempre cocina como le apetece.

Tengo que decir que mi madre ya hizo la crema y le gustó así que el objetivo quedó cumplido. A ver si seguimos en la línea y la próxima vez pone en práctica nuestra receta de Potaje de acelgas.
Aprovecho la ocasión para desear a mi madre un cumpleaños muy feliz y que la quiero mucho, como la trucha al trucho ;) 

Por cierto, por si hay quien no sabe lo que es el ñame, se puso muy de moda el año pasado cuando el padre Usain Bolt confesó que el motor que daba energía a su hijo era el consumo de un tubérculo llamado “ñame”, no demasiado conocido en Europa pero sí muy consumido en zonas más templadas como por ejemplo en Canarias.

El ñame es un tubérculo similar a la batata (o boniato) y la yuca. De cáscara marrón oscura e interior blanco. Al cocinarlo se oscurece un poco y torna en tonos violáceos. Su textura es algo mantecosa. Es necesario cocinarlo durante bastante tiempo (más que las patatas) razón por lo que pierde algo de su gran cantidad de vitamina C. Es una gran fuente de hidratos de carbono y apenas contiene grasas por lo que resulta un alimento ideal para los niños y los deportistas.

Es uno de los cultivos más tradicionales de las Islas Canarias y también uno de los más importantes pues durante muchos años ocupó un puesto significativo en la dieta de los isleños, cobrando mayor importancia en épocas de hambruna. Su cultivo requiere de gran cantidad de agua por lo que es frecuente su cosecha en las zonas más húmedas de las islas y hoy en día se cultiva sobre todo en el norte de la isla de La Palma, aunque también en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera.

El consumo del ñame varía según la isla en la que nos encontremos. Aquí en Gran Canaria y en La Gomera se usa habitualmente para elaborar potajes. En La Palma y Tenerife se utiliza como guarnición para el sancocho de pescado o como postre (con queso y miel de caña).

Potaje de acelgas


Vamos con la receta!



Ingredientes:

Un manojo de acelgas (nosotros usamos blancas y moradas)
300 gr de calabaza
200 gr de ñame
4 patatas medianas
3 calabacines
3 zanahorias
Sal









Elaboración:

Para empezar lavamos y cortamos los calabacines. Pelamos y cortamos las zanahorias y la calabaza. Lavamos y troceamos las acelgas (tanto las pencas como las hojas). Pelamos, lavamos y cortamos las patatas y el ñame.


Ponemos un cazo amplio al fuego con agua y vamos incorporando la verdura en orden (respetando los tiempos de cocción de cada una) y cocinamos a fuego medio alto hasta que la verdura comience a estar tierna (a nosotros nos gusta más bien al dente) procurando no cocinarla en exceso para que no se deshaga ni pierda su color y sus vitaminas. Sazonamos.


Retiramos del fuego y dejamos reposar un rato.

En Canarias se sirve acompañado por una cucharadita de gofio y una cuña de queso.

Listo para comer!

10 comentarios:

  1. Mira que llevo visitandote y hoy me he enterado que compartimos algo : mi hija se llama Noemí, que no es un nombre que ahora se escuche mucho......yo nunca la llamo Noe.....a todo mas la llamo Mí, pero es que de pequeñita ella decía que se llama Mimi. Además para mi es Noemí, con acento en la i....aunque su abuelo paterno nunca consigue llamarla jajaja siempre dice naomí. Bueno y todo este rollo y nos dejamos las acelgas a tras .......... en potaje están muy buena, pero es lo que tiene vivir en el campo, que te acostumbras a comer verduras y con el tiempo les aprecias el sabor.
    Feliz finde familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje. Pues yo sí que sabía que tu hija se llama igual que yo! No, si a mi madre le encanta la verdura y se crío en las tierras del abuelo (entre cabras, pájaros, gallinas y conejos jejejej) pero las acelgas no las cultivaba el abuelo jajajja. Besitos :)

      Eliminar
  2. Delicioso, y muy saludable. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de potaje,saludable y bien rico...Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una receta buenísima!! llena de verduritas, como a nosotras nos gusta :) Además me ha encantado leer sobre el ñame!
    Un besito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste y que te haya parecido interesante :)

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.