miércoles, 1 de mayo de 2013

Pan de cerveza negra y nueces



Buenas!

Hace unas semanas les mostramos una receta de Pan de cerveza negra y avena de Xabier Barriga. Hoy les traemos otro pan en el que sustituimos el agua por cerveza negra, lo cual aporta un sabor, aroma, color y textura completamente diferentes. 

Pero además este pan lo hemos enriquecido añadiéndole un buen puñado de nueces, con lo que hemos conseguido un pan de lo más especial. Desde que hace ya unos meses elaboramos por primera vez el Pan de nueces de Dan Lepard, éste se ha convertido en uno de nuestros favoritos.

Y es que a los Tartufo nos gusta seguir recetas que sabemos que son buenas y fiables, como son las de estos dos autores (y las de tantos otros libros que tenemos en casa). Pero también nos gusta experimentar y crear nuestras propias recetas ideadas a partir de lo que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra experiencia panarra y pensadas en función de nuestros gustos y preferencias.

Así que de dos panes que nos gustaron muchísimo (cada uno por algo diferente) nació este tercer pan que están tan o más bueno que sus hermanos mayores. Pero, ¿cómo creamos esta receta de pan?

En casa solemos aprovechar el fin de semana para hacer pan, cortarlo en porciones, empaquetarlo y congelarlo. Así tenemos nuestro pan a punto durante toda la semana y podemos comerlo sacándolo un rato antes del congelador o en el mismo momento si lo metemos unos segundos en el microondas. Pero este fin de semana no tuvimos tiempo de hacer pan y cuando nos dimos cuenta que no nos quedaban reservas en el congelador tuvimos que improvisar este pan, fruto de la necesidad. 

Así que lo dicho, como no teníamos previsto hacer pan, nuestra Masa madre se encontraba indispuesta, es decir, en la nevera reposando. Como ya les explicamos en nuestro post sobre Como refrescar la Masa madre, si tenemos nuestra Masa madre guardada en el frigorífico debemos sacarla con unos días de antelación para sanearla antes de utilizarla. Así que esta vez (y sin que sirva de precedente) no utilizamos Masa madre sino que elaboramos nuestro pan utilizando únicamente levadura fresca prensada.

Como hemos dicho en alguna ocasión, nosotros preferimos no utilizar únicamente harina de fuerza para elaborar nuestros panes ya que hemos llegado a la conclusión (a base de ensayo y error) de que mezclando la harina de fuerza con otras harinas (de trigo integral, centeno, espelta, trigo sarraceno, maíz, garbanzo, etc.) conseguimos una miga menos densa y chiclosa y más suave y esponjosa, al menos a nuestro juicio. Como en esta receta queríamos dar protagonismo a las nueces y la cerveza, nos decidimos por utilizar únicamente harina de trigo que tiene un sabor suave, añadiendo harina de fuerza y común a partes iguales.

Para saber las cantidades necesarias utilizamos una regla básica que más o menos se repite en muchas recetas. Por cada 500 gr de harina se utilizan unos 12 – 15 gr de levadura fresca prensada, 10 gr de sal y 300 ml de agua, que en esta ocasión sustituimos por cerveza.

El resultado un pan con un sabor y un aroma muy especiales gracias a la cerveza, una textura espectacular con una miga esponjosa y unos tropezones de nueces que dan a este pan ese toque especial y diferente que tanto nos gusta… Nuestro Pan de cerveza negra y nueces.

Y como con inventar la receta del pan nos parecía poco, también queríamos probar un greñado algo original y “marca de la casa”. Así que greñamos formando una letra “s” al más puro estilo “p” de Lionel Poilâne, famoso artesano panadero francés (de los más importantes del siglo XX) en cuyas hogazas dibujaba la letra “p” (inicial de su apellido). Nuestra letra “s” viene del nombre Saeros, otros de los seudónimos del señor Tartufo.

Pan de cerveza negra y nueces

Y ahora vamos con el experimento!


Ingredientes:

300 ml de cerveza negra
250 gr de harina de fuerza
250 gr de harina de trigo común
50 gr de nueces peladas y troceadas
15 gr de levadura fresca prensada
10 gr de sal








Elaboración:

Para empezar ponemos en un recipiente amplio las harinas y la sal y removemos bien. En otro recipiente mezclamos la cerveza con la levadura que previamente habremos desmenuzado. Por último incorporamos los ingredientes líquidos al recipiente en el que teníamos las harinas. Mezclamos hasta que todos los ingredientes se hayan incorporado por completo y entonces pasamos la masa a la mesa de trabajo, untada con un poco de aceite o de harina.


Trabajaremos la masa mediante el método de Dan Lepard, es decir, que amasamos durante 15 segundos (terminando en forma de bola) y dejamos la masa reposar dentro del recipiente (limpio y untado con aceite) tapado durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo volveremos a amasar. Repetimos la operación breve amasado – reposo al menos un par de veces, hasta que tengamos una masa lisa, suave y algo pegajosa. Entonces dejamos reposar en el recipiente la masa tapada durante aproximadamente una hora u hora y media (hasta que haya doblado su volumen).


Transcurrido ese tiempo volvemos a untar la mesa con un poco de aceite y ponemos la masa sobre ella. Golpeamos la masa ligeramente para desgasificarla y damos al pan la forma que nos apetezca, con estas cantidades obtendremos dos hogazas medianas. Cubrimos dos recipiente redondos (de unos 15 cm de diámetro) con un paño cada uno y enharinamos abundantemente. Dividimos la masa en dos mitades y les damos forma redondeada. Depositamos cada hogaza en un recipiente, volvemos a enharinar y tapamos con los picos sobrantes de cada paño. Dejamos reposar hasta que aproximadamente cada masa haya doblado su volumen (aproximadamente una hora más).

Precalentamos el horno a 210º C con calor arriba y abajo. Colocamos las hogazas sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal (o enharinada) y hacemos un corte en la superficie del pan (nosotros esta vez probamos a dibujar una letra “s”.

Introducimos los panes en el horno y cocinamos durante una hora (hasta que las hogazas queden bien doradas). Debemos creas vapor de agua durante los primeros 5 minutos con la ayuda de un vaporizador (vaporizando agua aproximadamente cada minuto). Retiramos del horno y dejamos reposar sobre una rejilla hasta que los panes estén completamente fríos.
 
Listo para comer!

8 comentarios:

  1. ¡Hola familia!
    ¡Que panes tan ricos! Me ha gustado el de nueces, pero este que combina las dos variantes... cerveza negra y nueces... me gana, he echado de menos ver el corte de la hogaza. Comer vuestro propio pan engancha ¿eh?
    Estoy contigo en que hemos perdido socialmente una gran voz (hablaba alto y claro) con la muerte del profesor Sanpedro. Pero todos somos conocedores de su legado y su mensaje.
    Un beso.
    Flori.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no nos dimos cuenta de poner el corte, que normalmente lo hacemos. Seguro que lo volvemos a hacer y añadiremos la foto del corte. Lo de hacer nuestro pan engancha y mucho, en esta casa ya no se compra pan!
      Fue una gran perdida la de Sampedro, pero su legado quedará para siempre. Besos :)

      Eliminar
  2. Qué pan tan bueno!!! me encanta ver vuestras recetas de panes tan diferentes :)
    Un beso familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a nosotros nos encanta que te encante! jajajaja. Besitos :)

      Eliminar
  3. Hola, estoy interesada en esta receta, tengo ganas de hacer cosillas con cerveza negra casera que nos han regalado y quería hacer un pan, el caso es que tengo levadura de panadero (de la marca maizena) y quisiera saber si podría utilizarla para hacer esta receta por ejemplo :)


    Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Puedes utilizar cualquiera de nuestras recetas teniendo en cuenta que en todas utilizamos levadura fresca. Para saber la equivalencia entre levadura de panadero fresca y en polvo, solo debes dividir por tres la cantidad de levadura. Por ejemplo: para una receta en la que nosotros utilicemos 15 gr de levadura fresca prensada, tú deberás usar 5 gr de levadura seca de panadero. Si te animas a hacer el pan cuéntanos qué tal. La cerveza casera debe ser una maravilla, vaya regalazo!! Besitos!

      Eliminar
    2. muchiiiiiisimas gracias :) este tip/consejo me lo guardo como oro en paño! he leído un poco sobre la masa madre y lo veo fascinante, pero de momento con hacer un pan comestible me conformo jeje

      Saludos desde Lleida!!

      Eliminar
    3. No hay de qué. Si haces el pan cuéntanos, verás como te queda genial. Y cuando te animes prueba con la masa madre, ya verás que no te arrepientes. Besitos

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.