miércoles, 8 de mayo de 2013

Arroz con pollo



Buenas!

De un tiempo a esta parte hemos cogido por costumbre el irnos al campo (monte) a comer los sábados a los que el Tartufo no le toca currar. Así disfrutamos de la naturaleza, respiramos aire más puro y pasamos un rato la mar de agradable.

Nuestros menús son de lo más variados y van en función de lo que nos apetezca o lo que la economía permita (según si estamos a primeros o final de mes). Lo que nunca puede faltar es una buena cuña de queso (generalmente Quesos de Canarias) y una buena hogaza de pan para ir “picando” algo entre tanto esté lista la comida.

En ocasiones llevamos la comida hecha de casa (por ejemplo una tortilla o una ensaladilla), otras veces vamos en plan barbacoa (asadero para los canariones) y otras veces cocinamos con una pequeña cocina de gas portátil que va de maravilla para llevarla en el coche porque apenas ocupa espacio, son económicas, limpias y además la podemos llevar a cualquier parte y cocinar al aire libre.

Hace un par de sábados nos propusimos preparar un arroz con pollo en el campo, con su verdurita, su caldo, su azafrán,… Y todo lo que debe tener un buen arroz pero mejor, porque lo disfrutamos en lo que se llama “un marco incomparable”.




Al aire libre sabe mejor!






 Así que ahí va nuestro arroz con pollo, esta vez sin fotos en la encimera azul!



Ingredientes:

350 gr de arroz de grano redondo (o arroz bomba)
750 ml de caldo de pollo (también puede ser de carne o verdura)
3 muslos de pollo troceados
Un pimiento verde
2 zanahorias
1 ñora
Una cebolla
3 dientes de ajo
2 cucharadas de tomate triturado
Azafrán
Aceite de oliva
Sal








Elaboración:

Hidratamos la ñora durante al menos 1 hora, para asi poder despues sacar su pulpa y agregarla una vez que el pollo haya cogido tomado algo de color.

Seguimos pelando las zanahorias, la cebolla y los ajos y los cortamos en brunoise (muy pequeñito). Lavamos y troceamos el pimiento. Ponemos una paella o cazuela (en nuestro caso una sartén grande) al fuego y añadimos un chorrito de aceite. Cuando esté caliente vamos añadiendo la verdura.

Cuando la verdura esté algo pochada incorporamos el pollo y dejamos que se dore un poco. A continuación incorporamos el arroz y removemos. Cuando el grano esté bien empapado de la fritura y el grano esté algo trasparente, añadimos el tomate y volvemos a remover. 




Incorporamos entonces el caldo al que habremos añadido el azafrán y que debe estar caliente (casi hirviendo). Y removemos por última vez. Dejamos que el arroz se cocine unos 3 o 4 minutos destapado y después tapado a fuego bajo unos 15 minutos o hasta obtener el punto que nos guste (a nosotros nos gusta más bien “al dente” y el tiempo depende del arroz que se utilice).

Retiramos del fuego y dejamos reposar el arroz tapado durante unos minutos.

Listo para comer!



4 comentarios:

  1. A nosotros también nos gusta irnos al campo como vosotros decís, eso que vivo rodeada de él.......pero vamos ver otros campos jajaja. Pero nunca se me hubiera ocurrido llevar para hacer un arroz, y la verdad uno así en plena naturaleza tiene que saber de rico.....lo sustituire por la tipica tortilla o el filete empanado.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros vivimos a las afueras y también estamos bien rodeados de naturaleza pero como tú dices, nos encanta cambiar de campo o ir a más campo todavía jejejejej. Ya sabes, prueba un día. Besitos :)

      Eliminar
  2. Ays, ahora mismo pagaría lo que fuera por un arroz con pollo al aire libre. Y un poco más si es como ese.
    Me ha gustado mucho la expresión "cambiar de campos". Me la apunto para usarla, jaja.
    Le faltan unos guisantillos ! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, cierto! Unos guisantes lo habrían venido de perlas! Besos!

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.