martes, 21 de mayo de 2013

Bizcocho primavera: bizcocho de calabacín y mermelada de zanahoria.



Buenas!

Hace cerca de un mes publicamos la receta de nuestra Menestra primavera. Casualmente, unos días antes, Lucia (y esta vez no hablamos de nuestra hija) del blog Cortapicos y Sacalenguas publicaba la receta de su Tortilla primavera

Cuando me di cuenta de la coincidencia, y dando rienda suelta a la tontuna que me caracteriza, me dio por dejarle a Lucia un comentario en su blog diciéndole que ya solo nos quedaba inventar un “bizcocho primavera”. Y a ella, ni corta ni perezosa, no se le ocurre otra cosa que lanzarnos un órdago y retarnos a hacer algún bizcocho que pudiéramos denominar como “bizcocho primavera”. Y nosotros que abanderamos la expresión “pa´ chulo mi pirulo” dijimos algo así como “cuándo, cómo y dónde”.

Así surgieron las bases de nuestro “reto primavera”, a saber: 

  • Dos semanas para pensar y preparar (al final resultó ser poco menos de un mes) 
  • A la semana nos ponemos de acuerdo para publicar (el domingo pasado decidimos que hoy, 20 de mayo, sería el día
  • Dos ingredientes “primaverales”: en nuestro caso nuestro el ingrediente estrella primaveral iban a ser los albaricoques pero debe ser que teníamos alguno pachucho en el frutero que nos fastidió el resto y cuando fuimos a pillar la fruta para ponernos “manos a la obra” resultó que todos estaban chafaos (mejor si no describimos el panorama verde y peludo que nos encontramos).
Pero como en esta vida hay que ser “resolutivo” (esa palabra que tan de moda está últimamente) pues tiramos mano de lo que había en la nevera, que no eran otra cosa que zanahorias. Ya sabemos que un albaricoque y una zanahoria se parecen como un huevo a una castaña pero “a falta de pan… buenas son zanahorias”.

Así que nuestro bizcocho pasó de tener un ingrediente super primaveral a tener dos algo atemporales pero que juntos tienen una inspiración muy primaveral: zanahoria y calabacín.
  •  Inspiración dónde y cómo queramos (puede ser inventado, copiado o basado en hecho reales): así que nosotros pillamos el clásico Bizcocho de calabacín que tantas ganas teníamos de probar y todavía no habíamos encontrado la oportunidad y lo combinamos con una Mermelada de zanahoria (que pudo ser de albaricoque).

Tengo que decir que el destino jugó a nuestro favor porque la mezcla del bizcocho con la mermelada de zanahoria es absolutamente deliciosa, de verdad, exquisito... Altamente recomendable.

Así que aquí va la receta de nuestros Bizcocho primavera acompañado con un saludo muy cariñoso para nuestra compi Lucia de Cortapicos y sacalenguas (que nombre tan bonito, no? Jejeje). Por cierto, aquí tienen el enlace de su Bizcocho primavera (con nísperos, fresas y almibar de capuchinas), deliciosos seguro! 




*Nota: las cantidades de mermelada están pensadas para obtener solo un tarro que puede aguantar en la nevera tranquilamente una semana – 10 días. Si quieres hacer más cantidad multiplica las cantidades de los ingredientes (por 4 o más) pero debes tener en cuenta que tendrás que esterilizar los botes y luego envasar al vacío. Si quieres saber cómo hacerlo echa un vistazo a nuestros Consejos para hacer mermelada en casa.
 




Ingredientes:


Para el bizcocho:




1/2 kg de calabacines
360 gr de harina común
350 gr de azúcar
240 ml de aceite de girasol
120 ml de leche
3 huevos (grandes)
10 gr de canela en polvo
6 gr de sal gruesa
Un sobre de levadura química en polvo


Para la mermelada:

250 gr de zanahorias (ya peladas)
250 gr de azúcar
Un limón
Un vaso de agua


Ingredientes:

Para empezar vamos a elaborar la mermelada. Troceamos las zanahorias (ya peladas) y las ponemos en un cazo con agua (solo hasta cubrir). Cocinamos hasta que las zanahorias estén tiernas y escurrimos. Trituramos las zanahorias hasta obtener un puré (podemos incorporar algo del agua de cocción si lo creemos necesario).


A continuación lavamos y retiramos las cortezas del limón (procurando no coger de la parte blanca). Cortamos la corteza de limón en juliana y la ponemos en un cazo al fuego junto con el azúcar, el zumo de medio limón y el vaso de agua. Dejamos que se cueza a fuego medio hasta obtener un almíbar espeso. Incorporamos al almíbar el puré de zanahoria y el zumo de la otra mitad del limón y dejamos que se cocine todo junto hasta obtener la consistencia que nos guste.



Introducimos la mermelada en un tarro y dejamos enfriar bastante antes de tapar y guardarla en la nevera.

Ahora vamos con el bizcocho. Antes que nada precalentamos el horno a 180º C, con calor arriba y abajo y la bandeja en la posición central.

Para empezar lavamos y rallamos el calabacín. En un recipiente amplio batimos los huevos y añadimos el azúcar, la leche y el aceite. Removemos e incorporamos el calabacín y volvemos a mezclar. A continuación mezclamos la harina con la levadura, la sal y canela y tamizamos. Incorporamos la harina a la mezcla anterior y removemos hasta que quede todo integrado por completo.


Encamisamos el molde que vayamos a usar e incorporamos la mezcla (nosotros usamos un molde redondo de 22 cm de diámetro).



Introducimos el molde en el horno y cocinamos a 180º C durante aproximadamente una hora o un poco más (podemos hacer la prueba del palillo para comprobar que esté cocinado en el interior).

Cuando esté listo, sacamos el bizcocho del horno y dejamos que se enfríe un rato antes de desmoldar. Después dejamos reposar el bizcocho sobre una rejilla hasta que esté completamente frío.

Servimos el bizcocho de calabacín acompañado de un poco de mermelada de zanahoria, así obtenemos nuestro Bizcocho primavera.

Listo para comer!

3 comentarios:

  1. Tantatachaaaaaaaaaan. Ya lo he leído ! Bien ! Me gusta un mucho, pero mucho mucho. Tengo pendiente lo de los bizcochos con calabacín (aún no he probado nunca ninguno!) y la mermelada esa... ñam. Que buena combinación.
    Gracias por vuestras amables palabras y por haber explicado tan bien el reto (a mi ya no me daba la cabeza).
    Pese al retraso y alguna prueba errónea ha sido muy divertido :)

    ResponderEliminar
  2. Ah y me encanta la transformación de albaricoque a zanahoria. Hemos conseguido no repetirnos en los ingredientes (yo pensé que las fresas serían la opción de todos... e intenté evitarlas, pero al final, caí, jajaja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, las fresas era lo lógico y el Tartufo me dijo "cualquier cosa menos fresas". Ha estado bien el reto y nos han quedado un par de bizcochos deliciosos. El bizcocho te lo recomiendo, está buenísimos por si sólo pero la mermelada de zanahoria le da un toque deliciosos.
      Besos :)

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.