martes, 16 de abril de 2013

Leche frita



Buenas!

Hoy tengo uno de esos días en los que no sé acerca de qué escribir. No se me ocurre tema alguno. Será por la falta de sueño (ayer la enana nos dio la lata para dormir), que llevo unos días pachucha del estómago o que esta “maldita primavera” me tiene de migraña en migraña y “tiro porque me toca”.

Hablando de la primavera, todos conocemos el dicho “la primavera la sangre altera”. Nunca había prestado demasiada atención al mencionado refrán, de hecho para mí no significaba más que la consabida y comprensible alteración sanguínea que se produce en los hombres heterosexuales y mujeres homosexuales cuando las féminas comenzamos a ir cada vez más ligeras de ropa debido a los calores.

Comienza a hacer más calor, los días duran más y las noches menos, se produce un cambio de hora, anochece y amanece más tarde, el sol estimula la segregación de hormonas como la melatonina y las feromonas… todo lo cual favorece las relaciones sociales, afectivas y sexuales.

En principio son todo cosas positivas, sin embargo desde que soy madre me doy cuenta de que la primavera altera pero bien. Si de normal, tienes a la peque acostumbrada a irse a la cama poco después de hacerse de noche… Si antes anochecía a las 7 de la tarde y ahora aún es de día a las 20:30… ¡A ver como se lo explico a ella!

Sin embargo existe algo que se denomina “astenia primaveral”, síndrome que suele producirse las primeras semanas de la primavera y que abarca una amplia sintomatología: agotamiento físico, tristeza, falta de memoria, trastornos del sueño y del apetito, dolores de cabeza, etc.

La medicina tradicional no reconoce la “astenia primaveral” como una afección en sí misma así que un médico achacaría todo estos síntomas a enfermedades ya existentes que suelen empeorar con la llegada de la primavera (rinitis, alergias, asma, etc.).

Yo, desde mi experiencia como madre y mujer de hormonas juguetonas, creo que efectivamente “la primavera la sangre altera” y que la “astenia primaveral” no solo existe sino que la padezco y su incidencia es directamente proporcional al “alteramiento sanguíneo” del bebé Tartufo… ¡He dicho!

Total que al final me ha llegado la inspiración… si va a ser que no está tan mal la primavera!

Por cierto que la receta de hoy es fruto de un antojo que el señor Tartufo tuvo hace unas semanas, le apetecía hacer Leche frita ¿y quién soy yo para llevarle la contraria?

Una receta muy sencilla, económica y absolutamente deliciosa… de las de toda la vida!

Leche frita


Ahí va la receta!



Ingredientes:

3 huevos
250 ml de leche
60 gr de azúcar
30 gr de harina de maíz
30 gr de harina de trigo
Una nuez de mantequilla
Una rama de vainilla
Una rama de canela










Elaboración:

Ponemos un cazo al fuego con la leche y la vainilla en rama, que previamente debemos haber abierto y extraído las semillas, hasta que hierva. Tapamos y dejamos infusionar al menos durante 10 minutos.
En otro cazo (más grande) ponemos los huevos (previamente batidos) y el azúcar y removemos.

Incorporamos las harinas y volvemos a remover, procurando que no queden grumos. Por último agregamos la leche y dejamos cocer todo junto durante unos minutos (hasta que adquiera algo de consistencia) sin dejar de remover porque se pega con mucha facilidad. Colamos la mezcla y la depositamos en un molde metálico o una bandeja de cristal (previamente untado con mantequilla o aceite). Introducimos el molde en la nevera y dejamos enfriar hasta que la leche haya cuajado.


Cortamos en porciones (generalmente cuadradas) y las rebozamos con harina y huevo (en ese orden). Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite y vamos friendo las porciones ya rebozadas. Cuando estén doradas las dejamos escurrir sobre papel secante.


Dejamos enfriar antes de comer (aunque a mí personalmente me gustan más bien tibias). Antes de servir decoramos con un poco de canela molida y azúcar glas.

Listo para comer!


12 comentarios:

  1. Os ha quedado genial!! viendo esta foto me entra un hambre.. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, y nosotros también. Queremos más leche frita!! :)

      Eliminar
  2. Existe, existe...........yo también doy fe......y como la doy....Tengo todos los síntomas, bueno menos uno, eso de la falta de apetito en mi va al revés......que yo con el cansancio me entra el hambre, y mira que yo no soy de dulce, pero si tengo esa leche frita delante no te dejo postre.
    Besinos familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, cierto, a mi el hambre tampoco se me quita jajajaja. Besitos :)

      Eliminar
  3. Aúpa familia!
    Qué pinta tiene ese postre, por Dios! Qué antojo me ha entrado!
    Me encantó el post sobre la vaquería, un lugar muy muy curioso, una joya, me encanta descubrir estos lugares, gracias, y cuídate, txiki, la primavera es ideal pero sí, un poco fastidiosa al principio, esa niña cada día está más guapa y más grande, muxuak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aúpa Maritxu.
      Me alegra que te haya gustado el post sobre la vaquería, a nosotros nos encantó y pensamos volver a por más provisiones. La leche frita quedó sensacional.
      La peque está enorme y muy guapa, qué te voy a decir yo?
      Nos alegramos de leerte. Muxus!

      Eliminar
  4. Anda que... si con un refrán te montas esa disertación... jaja, que guay, que facilidad para escribir.
    La leche frita era un postre muy especial que preparaba antes mi abuela, y yo nunca la he hecho siempre teniendo ese recuerdo, pero creo que puede ser hora de animarse y adelante ! Os ha quedado de "bocadito" :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje, pues tengo mis días, no te creas. Pero disfruto escribiendo, me da un poco igual de qué e trate.
      Anímate a preparar la leche frita, ya verás que te sale genial y los buenos recuerdos que te trae. Besitos :)

      Eliminar
  5. Menos mal que no sabía que poner....que si no me tiro aquí una semana leyendo....jajajajajajaj.

    La leche frita es uno de los postres estrella de mi madre, me encanta, es una auténtica delicia, aunque si te digo la verdad, nunca la hice, pa eso tengo a mi mare que me mima....jejejejej

    Te ha quedado genial, supongo que todos encantados con el antojo....

    Un besito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo tengo al Tartufo para que me mime jajajaj. Porque mi madre, que también me mima, es más de salado jejejeje.
      Y tanto que quedamos encantados!
      Besitos :)

      Eliminar
  6. Gracias por compartir esta receta tan sabrosa

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.