miércoles, 19 de diciembre de 2012

Sepia (chocos) en salsa



Buenas!

Esta mañana en el super el señor Tartufo y yo hemos descubierto algo. Quizás para muchos será una tontería o puede que sea obvio… pero hasta esta misma mañana esta pareja de despistados no se habían percatado de que la sepia y el choco son la misma cosa. Y oye, no te acostarás sin saber algo más... a nosotros nos encanta aprender cosas nuevas, más aún si están relacionadas con la cocina y con la comida.

En aspecto se parecían pero claro, el señor Tartufo lo llamaba sepia y aquí en Canarias lo llamamos choco… pues serían cosas distintas. Y resulta ser que son la misma cosa. Por si acaso, y para no pecar de listillos, lo corroboramos buscando en Internet (fuente de eterna “sabiduría”). Gracias a esto, hemos descubierto que este cefalópodo tiene muchas denominaciones, que varían según la zona geográfica: choco, sepia, jibia, txoko, cachón, txautxa, etc.

La sepia (o choco) es un cefalópodo muy común en Canarias. De hecho no es extraño encontrarlo en la carta de muchos restaurantes de comida tradicional, tanto frito (rebozado) con mojo verde, como en salsa.

Nosotros esta vez nos hemos inclinado por hacerlos en salsa. Eso sí, lo hemos hecho a nuestra manera. Fritos están buenísimos pero de esta forma, añadiendo la verdurita y con mucha menos aceite, conseguimos un plato igual de bueno pero mucho más sano. 

Ahí va la receta!


Sepia (chocos) en salsa



Ingredientes:

2 sepias medianas (aproximadamente 1/2 kg cada una)
2 tomates
2 cebollas
1/2  pimiento verde
5 dientes de ajo
2 rebanadas de pan
150 ml de vino blanco
100 ml de brandy
Una cucharada de cilantro picado
2 cayenas
2 hojas de laurel
1/2 cucharadita de pimienta negra molida
Aceite de oliva
Sal









Elaboración:

Ponemos una cazuela al fuego con un buen chorro de aceite de oliva. Pelamos y picamos la cebolla en brunoise y la ponemos a pochar en la cazuela. A continuación lavamos y cortamos el pimiento también en brunoise y lo añadimos también al sofrito. Agregamos la cayena y pochamos a fuego suave.

 

Pelamos los dientes de ajo y los picamos muy pequeñitos. Lavamos y cortamos el tomate en dados. Cuando la cebolla y el pimiento estén pochados, incorporamos el ajo al sofrito y cuando esté dorado, añadimos el tomate.

Mientras tanto freímos el pan en abundante aceite muy caliente y cuento esté dorado le escurrimos el aceite y lo reservamos.

Cortamos la sepia en tiras y cuando el tomate del refrito se haya cocinado y el sofrito tenga aspecto de salsa (la cebolla se habrá ido caramelizando hasta convertirse en una especie de mermelada), lo añadimos a la verdura. Añadimos también el pan que teníamos reservado y seguidamente agregamos el vino blanco y el brandy y removemos para que el pan se vaya deshaciendo. La función del pan será la de darle cuerpo a nuestro guiso.

 

Tapamos la cazuela y dejamos que se cocine todo a fuego suave durante aproximadamente 30 minutos. Debemos vigilarlos de vez en cuando y añadirle agua si se va quedando demasiado seco (aunque a nosotros no nos hizo falta ni gota).

Cuando la sepia esté lista y ya fuera del fuego, añadimos el cilantro picado muy finamente.


 


Listo para comer!

13 comentarios:

  1. Cierto es, nunca se acuesta uno sin aprender algo nuevo :D
    En mi zona, por ejemplo, llamamos sepia a la grande pero choquitos a las razas de tamaño más pequeñín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí son chocos los grandes y los pequeños choquitos jejejej... más fácil! :)

      Eliminar
  2. Eso lo supe yo también hace muy poquito.Es una receta muy rica que ya anoté para hacerla cuanto antes.Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila! Ya nos dirás que te parece cuando la pruebes. Besos!

      Eliminar
  3. ¿Qué tal, txikis?
    Me encanta la sepia, mi madre la llamaba jibia y hacía un guiso muy parecido al vuestro, riquísimo; también me gustaron mucho las magdalenas de coco y miel, bueno, todo lo que hacéis. Feliz Navidad, a ver si empezamos bien el año, hiru muxu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maritxu. Qué alegría verte por aquí de nuevo, después de tanto tiempo. ¿Qué es de tu vida? Nos tienes preocupados. Me alegra que te siga gustando lo que hacemos. Muxus :)

      Eliminar
    2. Hola, guapa, qué alegría que me digas que te alegras de verme. ¿Preocupados? pues anda que no hay cosas por las que preocuparse.. por supuesto que me sigue gustando lo que hacéis, cada vez más, todos los días miro a ver qué se cuece por aquí, a pasarlo bien estos días y portaos bien, que si no, no viene el Olentzero, jajá, muxuak!

      Eliminar
    3. Bueno, al menos para Lucia, el Olentzero seguro que deja algo en casa. Nos alegramos de verte. Feliz Navidad :)

      Eliminar
  4. Además de ser una receta genial, aprendemos cosas nuevas.Nunca había escuchado la palabra choco para llamar a la sepia! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeej. Ya ves, todo los días se acuesta uno sabiendo una cosa más :)

      Eliminar
  5. esta muy bueno nos ha gustado mucho gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que les haya gustado y que nos lo cuenten. Gracias a ustedes. Besos :)

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.