lunes, 10 de diciembre de 2012

Muffins con pepitas de chocolate



Buenas!
 
Hoy les traemos otra receta de muffins: muffins de chocolate negro. Más sencillos que los muffins que les presentamos la otra vez, con menos ingredientes, pero igual de buenos.

La cosa era que nos habíamos quedado sin pan de molde (cosa que nos suele pasar normalmente los viernes) y no teníamos desayuno para el día siguiente, ni ganas de ir al supermercado así que nos decidimos a echar mano de nuestra vena repostera. Primero pensamos en preparar el clásico bizcocho de yogur que de tantos apuros saca a uno pero echando un vistazo en la despensa vimos que teníamos gotas de chocolate que nos obligaron a decantarnos por unos muffins de chocolate.

Y alguien podrá preguntarse… ¿por qué no hacer las tradicionales magdalenas? Pues sencillamente porque los muffins también están muy buenos y además son más grandes; con un muffin y un café con leche tienes un desayuno más que aceptable.

Y de que gusto da ver a Lucia comerlos, bueno y casi cualquier cosa que tenga chocolate se los zampa como si nada y cuando nos acercamos a ella con uno de éstos y le preguntamos si quiere comerlos… Da gusto ver la cara de felicidad que pone. No nos gusta dar bollería industrial a la peque, no queremos cometer con ella los errores que nosotros hemos tenido. Así que no hay nada mejor que la repostería hecha en casa y con nuestros propios ingredientes.


Muffins con pepitas de chocolate


Esperamos que les guste!




Ingredientes:

250 gr de harina
200 ml de leche
100 gr de azúcar
75 gr de mantequilla derretida
150 gr de gotas de chocolate negro
Un huevo grande (nosotros pusimos 2 porque eran muy pequeños)
Un sobre de levadura en polvo
Una cucharadita de esencia de vainilla
Ralladura de limón














Elaboración:

Para empezar precalentamos el horno a 200º centígrados, con calor arriba y abajo y la bandeja en la posición central.

Tamizamos la harina y la levadura y la mezclamos en un recipiente amplio con el azúcar. A continuación añadimos las gotas de chocolate y removemos de nuevo.


En otro bol batimos ligeramente (sin que burbujee demasiado) el huevo. Agregamos la leche, la mantequilla, la ralladura de limón y la esencia de vainilla y removemos lo justo para que se mezclen los ingredientes.

A continuación, mezclamos la harina con los ingredientes líquidos. No hay que remover demasiado la masa ya que el secreto de la textura de los muffins es precisamente no introducir demasiado aire en su elaboración.

Llenamos los moldes con la masa hasta las 3/4 partes de su capacidad. Hemos utilizado moldes deshechables de alimunio, como los que se utilizan para hacer flanes.


Bajamos la temperatura del horno a 180º centígrados e introducimos la bandeja con nuestros muffins para hornearlos durante aproximadamente 25 minutos o hasta que estén dorados.

Retiramos de la bandeja del horno y dejamos reposar los muffins en una rejilla.



Listos para el desayuno o la merienda!










3 comentarios:

  1. Esa peque es una suertuda!!!Y este jueves es su santo asi que la tendréis que sorprender...y de paso a nosotros!!!

    Bss family!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje. Sí que es suertuda sí y nosotros también porque la verdad es que come de todo y muy bien y le gusta todo además así que no tenemos problema con ella. Además es un solete jejejej. Alguna sorpresilla le caerá, seguro que sí! Besos!

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.