miércoles, 24 de octubre de 2012

Truchas de cabello de ángel


Buenas!

Hoy les traemos las segunda de las receta de nuestro pequeño ciclo dedicado a Halloween. Como de costumbre (o al menos eso intentamos) no se trata de las típicas recetas que se hacen para esta época, sino que nuestro fin es valernos de los productos de temporada para hacer recetas de temporada (valga la redundancia).

Y si quieren darle un aire más tétrico, hagan como nosotros e inspiren la decoración del plato basándose en brujas, momias, calabazas, lápidas,… y demás atrezo del terror.

Ayer les dimos la receta de nuestro cabello de ángel, dulce que se utiliza en la elaboración de infinidad de postres y que están bueno incluso acompañado de una rebanada de pan y algo de queso.

Hoy les queremos explicar como se elabora un delicioso postre que tradicionalmente se prepara en los hogares canarios para navidad (aunque puede encontrarse en las pastelerías tradicionales durante todo el año) y cuya base es esta deliciosa “mermelada” de calabaza comúnmente llamada cabello de ángel. Se trata de las truchas de cabello.

Las truchas son una clase de empanadilla dulce que se elaboran principalmente con dos tipos de relleno: de crema de batata (o boniato) o, como en este caso, de cabello de ángel.

Es maravillo ver como a partir de ingredientes tan sencillos y tan económicos se pueden obtener platos tan delicioso. Y es que nuestras madres y abuelas se las tenían que ingeniar con lo que había para darnos de comer con las tres “bes”: bueno, bonito y barato, y además le daban el añadido de que su comida era sana. Eso poco a poco se fue perdiendo en parte por las comodidades de la vida moderna, en parte por las prisas. Con esto de la crisis parece que volvemos a valorar la cocina tradicional y ha concederle la verdadera valía de obtener tanto con tan poco… algo bueno tenía que tener (hay que ver el vaso medio lleno).



Truchas de cabello




Ahí va la receta!




 
Ingredientes:

Un paquete de obleas
400 ml de aceite de girasol
Azúcar glass









Elaboración:

Para empezar disponemos las obleas sobre el papel en el que vienen en la mesa de trabajo.






Repartimos una cucharada de cabello en el centro de cada una de las obleas, cuidando de no poner demasiado ya que tiene que sobrar hueco para poder cerrar bien la masa.






Doblamos las obleas por la mitad dejando el relleno en el medio y apretamos los bordes, primero con los dedos y luego presionando con un tenedor.






Ponemos una sartén al fuego con el aceite de oliva y cuando esté bien caliente vamos friendo las truchas poco a poco (no hay que freír muchas juntas para que no se apelmacen y se rompan).


 

















Cuando estén doradas las vamos depositando sobre un plato con papel absorbente para quitar el exceso de grasa.






Una vez hayamos frito todas las truchas, las espolvoreamos generosamente con azúcar glass.






Listo para comer!







6 comentarios:

  1. Aquí tenéis un regalito: http://cocinandoparamiscachorritos.blogspot.com.es/2012/10/premio-bfp.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Verónica. Ya nos hemos pasado por tu blog a verlo. Besitos!

      Eliminar
  2. Me alegro del susto bueno!Jejejjeeje
    Con esas calabazas más Halloween no se puede ser, aunque confieso que antes de abrir el post pensé que aquí estaría una nueva forna de hacer las truchas sin jamón, jojojo. Asi que es típico canario, qué cosas nos traeis...:)

    Bsts

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje es que las mamás canarionas son muy originales... sobre todo bautizando los platos jaajajaja

      Eliminar
  3. Muy buena esta idea gracias por compartirla.

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.