domingo, 23 de septiembre de 2012

Fabada asturiana



Buenas!

Comienza el otoño y llegan los primeros fríos. Aunque aquí en las Canarias la cosa es diferente. Aquí te acostumbras a comer de cuchara aunque te corra el sudor porque si no, pocos pucheros vas a comer.

Hoy estábamos ilusionados porque estamos con alerta amarilla por riesgo de tormentas, en el tiempo anuncian lluvias moderadas y riegos de tormenta eléctrica y nosotros… aplaudiendo con las orejas. Sí, todo el mundo desea el tiempo de las afortunadas pero cuando vives siempre en ellas… te gusta que de vez en cuando llueva, sobre todo este año que apenas ha caído gota. Y las montañas que vemos desde casa parecen tierras de secano… que penita que dan!

Pero por ahora nada de nada… el mismo calor de días atrás. Desde hace algunos años, el mes de septiembre es más caluroso que el de agosto y se nos alarga el verano hasta octubre. El resto del año ya se sabe, Canarias es la eterna primavera!

Así que uno espera que baje un par de grados la temperatura. Que aquí con 20 ya nos equipamos con algún abriguillo. Y entonces decimos “con este frío ya me comería yo unas buenas legumbres”. Y te vas al super imaginando que hace frío para disfrutar de unas buenas fabes con los chorretones de sudor cayendo y pensando… mejor me espero a que llegue el invierno para volver a hacer la fabada.


Mientras tanto... ahí va la receta!



Fabada asturiana
 




Ingredientes:


1/2 kg de fabes
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 ramillete de perejil
150 ml de aceite de oliva
300 gr de lacón (preferiblemente curado)
Un chorizo
Una morcilla
Una cucharada de pimentón dulce
4 ó 5 hebras de azafrán
Sal
Aproximadamente 2 litros de agua mineral








Elaboración:

Para elaborar esta receta debemos dejar las fabes en remojo en el agua durante aproximadamente 8 horas (desde la noche anterior).




Transcurrido ese tiempo, ponemos las fabes (y su agua) en una cacerola a la que agregamos la cebolla y los ajos pelados y enteros, el ramillete de perejil, el aceite, el lacón, el chorizo y la morcilla.





Lo dejamos a fuego fuete hasta que hierva, momento en el que bajamos el fuego al mínimo. Hay que vigilar el agua cada tanto (debe quedar un poco por encima de las fabes) y si fuera necesario se puede ir añadiendo más agua fría poco a poco. No debemos remover ya que se romperían las fabes.

Transcurridas 2 horas, añadimos el azafrán. Cuando queden unos 20 minutos añadiremos la sal. Hay que tener en cuenta que las fabes (si son de calidad) tardarán aproximadamente 2 horas y media en cocerse.





Una vez haya terminado la cocción, es conveniente dejar reposar durante una hora antes de servir.






Esperamos que les guste!

10 comentarios:

  1. Toma ya. Pintaza! Y bienvenidas sean, pese a los calores.
    A ver si hay suerte y os llueve un poco por allá.
    Los veranos se alargan, los otoños desaparecen poco a poco, y no es un problema solo de Canarias :(

    Pero no me quiero poner triste, estas comilonas son única y exclusivamente para celebrarlas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final nos llovió y tanto! Tanto que estuvimos una hora para poder bajar de casa (no llegará a medio kilómetro) y la peque se quedó sin cole jajajaja. Parece que con nuestra fabada y nuestras ganas llamamos a la lluvia. Y fue muy bien recibida a pesar de los contratiempos. Eso sí, el calor no nos lo quita nadie y con tanta humedad estamos sudando la gota gorda!!
      Besos!

      Eliminar
  2. Aunque acabo de comer...he visto esto y me han dado ganas de coger un avión...ups!. Madre mia...asi que teneis tanta vitalidad, !comiendo tan bien no es nada raro!. bss Acaramelada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que nos quedaron de buenas... no te haces una idea. Si las fotos olieran... Besos!

      Eliminar
  3. Qué de tiempo que no como unas fabes como Dios manda, con toda su pringailla...y estas se ven tan buenas, que con un trocillo de pan daba yo con ellas en poquito tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimas. Y para mi gusto incluso mejor al siguente día. Y como tu dices, empujando con pan son manjar. Besos!

      Eliminar
  4. Qué buena Mikel!!!Y en cazuela de barro, sí señor, cómo se nota que eres todo un profesional en la materia. Aquí en Valladolid con las nebluras invernales las legumbres pegan todos los días!!!Lo malo es que se hace largo el invierno y lo peor son los que se van en navidades a Canarias, vuelven y te lo cuentan :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Está claro que nadie está contento con lo que tiene. Pero quien pillara algo de esos fríos. Aquí niebla sí y humedad, porque vivimos en una zona de campo, con bastante altitud. Pero lo que es la lluvia, llevaba meses que se resistía. Pero bueno, al final llegó y aunque solo fuera un día, dio gusto verla! Y espero en cocinar algo pero a comerlas no me gana nadie jajajaja

      Eliminar
  5. Aquí en Cádiz también suele hacer buen tiempo todo el año por tanto en casa no guardo la cuchara, pero ahora apetece mas si cabe este tipo de platos y este es para enmarcarlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que fue poner la fabada y empezar a llover. Si lo llego a saber la hago antes jajajaja. Gracias por pasarte por aquí y me alegra que te guste!

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.