viernes, 10 de agosto de 2012

Noche de tapeo: picos, guacamole y patatas bravas


Buenas!

El hacer estas recetas surgió de forma muy curiosa. Resulta que cuando la señora Tartufo fue a la compra, olvidó coger los picos (o colines) que tanto le gusta al bebé Tartufo. Entonces pensó… quizás podríamos hacerlos en casa… y si probamos a ver qué tal nos quedan.

Pues ahí que se puso la señora Tartufo, manos a la obra y dándole a la masa (como todo pan, este también hay que amasarlo). Y resultó que el bebé Tartufo que andaba por allí quería meter sus manitas… y ¿por qué no? Pues le lavamos las manitas al bebé y ahí que se puso… con las manos en la maaasaaaa!!! Y así fue como lo que iba a ser un apaño se convirtió en la receta más divertida y gratificante que la señora Tartufo había hecho jamás. Daba gusto ver al bebé Tartufo como daba vueltas a la masa y hacía churritos… lo pasamos pipa… o mejor dicho picos!! Su primera incursión en la cocina… sus primeros pasos hacia su estrella michelín!!

Una vez hechos los picos había que acompañarlos con algo… pero ¿con qué? Pues se nos ocurrió preparar un guacamole de los de verdad, con su verdurita picada, su cilantro y sus aguacates canarios (que son de lo mejorcito). Que resulta que es un aperitivo delicioso y no da mucho trabajo. De esos que son ideales para cuando tienes invitados. Y desde luego, ese mejunje al que te quedas pegado como tengas unos picos a mano… ¡Qué suerte! ¡Tenemos picos!
Pues ya teníamos aperitivo para el viernes y qué aperitivo. Pero no íbamos a cenar más que picos con guacamole… nos íbamos a quedar con hambre! Así que había que pensar algo más... ¿Qué nos apetece?

Como recordarán, hace un par de meses estuvimos de vacaciones en San Sebastián. Los que hayan leído nuestra entrada sobre las vacaciones, recordarán que recomendábamos un local llamado La Mejillonera donde se sirven unas patatas bravas impresionantes. Pues decidimos intentar hacer algo parecido, a ver si qué salía de tal invento. Pues nos salieron dos muy buenas salsas, con un aspecto bastante similar a las de LaMeji (como la llamamos en casa) y con sabor que, aunque no igual (sólo faltaba que fuéramos a hallar nosotros la fórmula secreta), sí que tienen un sabor parecido y desde luego quedaron buenísimas.

Siguiendo con nuestra línea. Dando por seguro que como lo que se hace casa no hay nada. Sano, delicioso, barato y, esta vez más que nunca, hecho con mucho mucho amor. Porque esta ha sido la primera vez que nuestra pequeña ha “trabajado” con nosotros y estamos muy orgullosos.

Ahí van las tres recetas!


Noche de tapeo




PICOS

Se trata de una especie de pan, de pequeño tamaño y con poca hidratación, lo que provoca que su textura sea seca y crujiente. Se dice que los panaderos andaluces comenzaron a hacer los picos (o más bien sus primos los colinos que son iguales pero más largos) con la masa que les sobraba de hacer el pan y se los regalaban a los niños que venían a comprar. Poco a poco comenzaron a comercializarse, extendiendo su consumo al resto del país. Hoy en día se utilizan como sustitutos del pan, sobre todo para acompañar tapas y para mojar en salsas.









 



Ingredientes: para unos 30 picos


250 gr de harina (nosotros hemos usado de trigo integral)
125 gr de agua
10 gr de levadura fresca
5 gr de aceite de oliva
5 gr de sal










Elaboración:


Para empezar ponemos la harina en un recipiente amplio (que nos permita trabajar bien la masa) y deshacemos la levadura encima frotándola con las manos.









A continuación hacemos un hueco en el medio de la harina (como una especie de cráter), donde echamos la sal, el aceite y el agua.









Mezclamos bien todos los ingredientes y amasamos unos minutos. Veremos que rápidamente la masa se va despegando de las paredes del recipiente y se forma una bola. Entonces pasamos la masa a la mesa de trabajo. 








 

Vamos cogiendo pequeñas porciones de la masa y haciendo churros con ellas (como si estuviéramos jugando con plastilina). El tamaño ideal son unos 4 ó 5 cm de longitud y aproximadamente un dedo de grosor. En este paso viene muy bien que nos heche una mano el bebé Tartufo jejejeje.







Depositamos todos los picos en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Tapamos con nuestro paño de panadero y dejamos fermentar durante una hora aproximadamente.





Cuando queden unos 20 minutos para que los picos terminen de fermentar, precalentamos el horno a 200ºC y con calor arriba y abajo.

Introducimos la bandeja en el horno en la posición intermedia durante aproximadamente 25 minutos (hasta que estén dorados). Un consejo por si te gustan extra crujientes, como a nosotros, es dejarlo 10 minutos más con el horno apagado (si los prefieres menos crujientes omite este paso).

Sácalos del horno, déjalos reposar unos minutos y cuando estén bien fríos pásalos a un recipiente hermético. Duran varios días perfectamente (los nuestros ya tienen cuatro días y están igual que el primero).





*Nota: nosotros usamos harina integral (la cual suele necesitar más agua que la normal). Es mejor que vayas agregando el agua poco a poco y así evitarás pasarte con la cantidad y que te quede la masa muy pegajosa.





PATATAS BRAVAS

Es un plato tradicional del panorama nacional de la tapa. La salsa brava recibe ese nombre por el picante que lleva. Hay muchas formas de prepararlas y muchas veces se acompaña a la salsa picante con mayonesa. Nosotros le vamos a añadir otra salsa un poco más suave para que contraste y sean más “agradables” de comer (emulando a LaMeji).
Fue en el Madrid de la década de los 60 donde fue patentada esta salsa. Hoy en día está extendida por toda nuestra geografía, hasta tal punto que es fácil encontrarlas precocinadas, congeladas, etc. Pese a que su elaboración es realmente sencilla, rápida y económica.










Ingredientes: para 2 personas

1 kg de patatas
Aceite
Sal


Para la salsa picante (la de color rojo)

125 gr de tomate frito (busca uno de calidad)
Un diente de ajo grande (o dos pequeños)
Una cucharada de aceite de oliva (unos 5 gr)
½ cucharada de vinagre (unos 3 gr)
½ cucharada de pimentón dulce (unos 3 gr)
Una pimienta roja
Sal gorda


Para la salsa amarilla (la que no pica)

3 yemas de huevo
100 ml de aceite de girasol (si usamos de oliva quedará muy fuerte de sabor)
½ limón
Pimienta
Sal



Elaboración:

Para empezar pelamos, lavamos y cortamos las patatas en cuadros más o menos grandes (como se ve en la foto).









Ponemos la sartén o freidora con abundante aceite a calentar. Cuando esté caliente vamos friendo las patatas.

Mientras vamos con las salsas.

Empezamos con la salsa picante. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos hasta que los estén mezclados homogéneamente







Probamos y rectificamos de sal si fuera necesario. Si quedara demasiado fuerte o muy espesa, podemos suavizarle con un poco de agua mineral.









Para hacer la salsa amarilla ponemos un cazo con agua al fuego, en el que elaboraremos nuestra salsa al baño maría.

En otro recipiente ponemos las yemas de huevo, el zumo del limón, salpimentamos y mezclamos.



 


















Ponemos el recipiente al baño maría y vamos batiendo enérgicamente con unas varillas, mientras incorporamos el aceite poco a poco y sin dejar de batir hasta que obtengamos la textura de una mayonesa ligera. Apagamos el fuego y dejamos reposar sobre el cazo de agua caliente para que se mantenga la temperatura.





Escurrimos las patatas que se nos van friendo y servimos caliente cubiertas pon una buena capa de la salsa amarilla (sin pasarte) y pintamos con la roja (muy poca porque pica mucho).

Ponemos la salsa que nos sobre en salseras para que cada uno “moje” lo que quiera.











GUACAMOLE

El guacamole es una salsa original de Méjico que ya elaboraban los aztecas en siglo XIV, a base de aguacate y agua, aunque posteriormente se le han añadido otros ingredientes que van variando según la zona. Su nombre viene del término “Ahuacamolli” que significa salsa de aguacate.
En la cocina tradicional mexicana se elabora con chile verde, obteniendo una salsa picante con la que suelen acompañar los tacos y muchos platos de carne.








Ingredientes:


Dos aguacates (deben estar en su punto para comer)
80 gr de tomate
40 gr de cebolla morada (o roja)
½ pimienta roja (originalmente se usa chile verde)
½ limón
Unas hojas de cilantro fresco
Sal







Elaboración:


Pelamos y cortamos toda la cebolla, el tomate, el cilantro y la pimienta en brunoise (trozos muy pequeños, lo más pequeños que podamos) y la ponemos en un recipiente. Añadimos un poquito de sal.










Abrimos y vaciamos los aguacates y los molemos con un tenedor.






Añadimos el aguacate a la verdura, removemos bien, añadimos el zumo de limón y volvemos a remover.






Servir acompañado por nuestros picos!

*Nota: el zumo de limón se añade para evitar que el aguacate se oxide y se oscurezca. Otro truco es poner la pipa del aguacate dentro de la salsa. Es mejor comerlo al momento pero si nos sobra ponemos guardarlo en la nevera tapado con papel film, tocando el guacamole para no dejar aire en su interior, lo que estropearía la superficie del mismo. Nosotros agregamos el zumo, pusimos y la pipa y cubrimos con film (más vale prevenir que curar) y al día siguiente estaba igual de estupendo que el primer día.

Qué aproveche!










8 comentarios:

  1. Mikel, espabílate, que veo a la señora Tartufo mú lanzada y te va a quitar el puesto!
    Y esa niña, por favor, qué salada, qué concentrada se la vé con su tarea, muáaa!
    Rico, rico todo, me encantan las cenas ó comidas de picoteo, sobre todo si me las preparan, jajá, asteburu ona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala que me lo quite! sera que lo hace genial, pero bueno, yo sigo muy detras de todas las recetas eh?? a ver que os vais a pensar! eso si, hace que no escribo una entrada al menos dos semanas, eso si, las recetas es otro cantar :P Esta semana prometo una entrada de mi puño y letra! saludosss!!!

      Eliminar
  2. Ay la tartufina qué ricaaaa!!!Y afanosa oye, es verdad que se la ve concentrada en la tarea. A jugar con los muñecos pero la cocina es para comer y eso es sagrado ;).
    Y el bizcocho.....genial!!!!A mi madre le ha encantado y no le ha brotado nada, yeah!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos mogollon por lo del bizcocho! oye, es una receta sencilla, pero que se lo digan a la gente que no tolera huevos y "demases" historias de alergicos, de hecho, es una de nuestras entradas mas visitadas, asombroso!
      Y cuando tartufina se pone a jugar en la cocinita tamaño ella, no veas, saltea, pica, prueba, etc es increible! cocina a su manera, pero cuando me da a probar sus salsas imaginarias es para troncharse! Saludosss!!!

      Eliminar
  3. Ya estoy aquí! haber si lo consigo

    ResponderEliminar
  4. Qué rico! y qué monada la niña en la antesala de los fogones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja y lo que no sale en las fotos, si un dia hicieramos un making off alucinariais... no es que nos ayude mucho, pero catar, lo cata todo! :D

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.