miércoles, 13 de junio de 2012

Ensalada Manhattan


Buenas tardes!

Algunos diréis ahora mismo, ¿que hacen estos poniendo una receta de McDonalds en el blog?, y sí, yo también me lo pregunto. Pero es que a esta ensalada le tengo cierto cariño, no quiero aburrir a nadie contando que antes tenia algún kilillo de mas (más de los que te puedas pensar) y para quitármelos de encima me he tenido que pegar bastante tiempo a dieta. Pues bien, uno de los pocos caprichos que me permitía (muy de vez en cuando) era esta ensalada, es triste, pero a mi me sabía a gloria, ¡un manjar de dioses! ¿Por qué? Por la salsa que tenía, al comerlo todo a la plancha, y todo lo mas limpio posible, una salsa de miel y mostaza en una ensalada para mi era como tocar el cielo y volver a bajar (si, no se me ha ocurrido nada mejor, no creo que llegara a tanto ni mucho menos, pero estaba bien buena :D).

Y oye, el nombre de Manhattan no solo inspiró a Woody Allen para hacer su obra maestra “Manhattan”, este tipo te gustará mas o menos, pero una cosa hay que reconocer, y es que esta, su película, paso a la historia como un clásico del cine inmortal… 

A lo que iba, en este caso los mega creativos de McDonalds estuvieron realmente inspirados, juntando en una misma ensalada, su mítico queso Cheddard, que la verdad es que no es esa gran cosa, ya que yo creo que como queso vale mas bien poco (o al menos no tanto como muchos otros), pero en ensalada la verdad es que da el pego, también llevaba un pollo empanado que me sabía a Gloria Estefan! Tanto tiempo comiendo limpio, eso era la pera!! Aunque en esta ocasión yo lo he sustituido por unos muslos deshuesados que previamente tenia marinando 24 horas, ya que la línea hay que cuidarla igualmente, los típicos costrones de pan fritos, también les he bajado algo las calorías, en vez de freírlos los he salteado en una sartén a fuego bajo con un diente de ajo entero,… Vamos, que para no contar toda la receta en la entrada, resumiré diciendo que le he dado algunos cambios, pero en nada desmerece a esta multimillonaria ensalada que ya no se encuentra en esta nada conocida de cadena de “restaurantes”.

¿Lo mejor? La salsa, ¡muy lograda! Como siempre os digo, me encanta conseguir sabores iguales a los que hacen las marcas industriales pero con cosas que tenemos por casa. En este caso he logrado el mismo sabor de esta famosa salsa de ensaladas, y no tiene nada que envidiar a las de botazo. Eso sí, yo soy super escrupuloso con el huevo, y la hago al momento, y después lo que me sobra lo tiro porque me da mucho “yuyu”, aunque sé que por un día no le pasa nada, pero para comérmela y nos disfrutarla, prefiero tirar un par de cucharadas de salsa, y así me evito posibles visitas de más al señor Roca. 



Ensalada Manhattan



Y de regalo, un fragmento de la peli de Allen!!





Bueno, no me alargo mas, y os dejo por aquí la receta! 




Ingredientes (para 2 personas):


Para la ensalada:
 
4 contra muslos de pollo deshuesados y marinados
Lechuga (esto va al gusto, nosotros escogimos una mezcla de rúcula, lechuga rizada, escarola y lollo rosso)
40 gr de pan normal (o 2 rebanadas de pan de molde)
100 gr de queso Gouda (o Cheddar)
2 cucharadas de mostaza
2 cucharadas de miel
Un huevo
Una cucharadita de salsa Perrys
Una cucharadita de vinagre de manzana
Un diente de ajo
150 ml de aceite de girasol
Sal
Orégano
Pimienta negra molida


Para marinar el pollo:

Un diente de ajo
100 ml de vino blanco
75 ml de aceite de oliva
Un limón
Una cucharadita de orégano
Sal
Pimienta negra molida






Elaboración:

Para empezar preparamos el adobo con el que marinaremos el pollo. Para ello pelamos el limón y lo cortamos en cuartos. Pelamos también el ajo y lo añadimos al limón y al resto de los ingredientes en el vaso de la batidora. Trituramos todo y lo ponemos en un recipiente junto con el pollo, el cual bañaremos bien con  nuestro preparado. Tapamos y guardamos en la nevera. Nosotros lo dejamos de un día para otro para que la carne adquiriera bien todos los sabores.


Lavamos, escurrimos y cortamos la lechuga. Cortamos el queso en dados. Seguidamente preparamos la salsa. Para ello ponemos en el vaso de la batidora la mostaza, la miel, el huevo, la salsa Perrys y el vinagre. Trituramos y vamos añadiendo el aceite poco a poco, emulsionando, sin mover la batidora, como si se tratara de una mayonesa. Salpimentamos al gusto.



Cortamos el pan en cubitos de aproximadamente un centímetro de grosor. Mientras, ponemos una sartén a calentar con una cucharada de aceite y el ajo entero sin pelar (se trata de tostar el pan, no de freírlo). Cuando esté caliente, añadimos el pan y lo tostamos  a fuego lento hasta que quede crujiente, justo antes de retirarlo añadimos el orégano.


Nos queda hacer el pollo. Ponemos una sartén a calentar y cuando esté lista ponemos la carne quitando todo el exceso del marinado. No añadiremos aceite ya que ya le pusimos al marinarlo. Cuando esté doradito lo retiramos del fuego. Troceamos los cuartos en rodajas.


Ahora sólo nos queda el montaje de nuestra ensalada. Para ello hacemos una base con la lechuga y sobre ésta situamos los costrones de pan, los dados de queso y el pollo. Adornamos con un cordón de salsa y el resto de la misma la ponemos en una salsera para que cada uno se sirva al gusto.




Esperamos que les haya gustado!










4 comentarios:

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.