jueves, 26 de julio de 2012

Dados de patata y pavo con vinagreta de sésamo

Buenas!

Hoy toca una pequeña reflexión (y el que avisa no es traidor). Muchas veces disfrutamos elaborando recetas tradicionales y reviviendo sabores ya conocidos que resultan seguir siendo deliciosos manjares. Como por ejemplo nuestra última receta: la Tarta de Santiago. Hicimos una tarta en casa ni mejor ni peor que las que se comen en Galicia, sino que era exactamente igual, ni la más mínima diferencia en su sabor. Además sabiendo que sin necesidad de incorporar conservantes ni chorradas de ese tipo, se puede conseguir un sabor igual al de las tartas más míticas que podemos comprar.

Por supuesto no nos gusta dejar de lado lo tradicional pero de vez en cuando nos apetece alejarnos un poco de lo de siempre y probar cosas nuevas. En esa línea trabajamos cuando decidimos preparar este aperitivo tan curioso, diferente de lo que estamos acostumbrados pero que al mismo tiempo resulta sumamente sencillo, al fin y al cabo no es más que un pedazo de papa (patata) y otro de carne puestos en un palillo. Pero en realidad no es sólo eso, ya que tiene ese algo más que le da el toque diferente: la vinagreta, el macerado, el tipo de cocción, etc.

Hemos de aclarar que la base de este plato: la papa (patata) y la vinagreta las tomamos prestadas de una receta  que Xabier Gutiérrez publicó en su blog hace unos algo más de un mes y que llamó nuestra atención desde que la vimos. Así que hoy les presentamos lo que para él es “un pincho fácil” y, con algunas modificaciones, lo convertimos en tan nuestro que le añadimos carne y le cambiamos hasta el nombre: dados de patata y pavo con vinagreta de sésamo (ahí es nada). 

También podíamos haberlo llamado “el pavo de la discordia” y es que le estuvimos dando mil vueltas a qué hacíamos con la carne que habíamos comprado hasta que por fin el señor y la señora Tartufo se pusieron de acuerdo en preparar este aperitivo.

Este es el pintxo ideal para quedar como un marqués si vienen invitados pero gastándonos dos duros. Algo laborioso sí pero nada que con un poco de organización no se pueda solventar. Les animamos a probarlo, les va a encantar.

Ahí vamos con la receta!











Ingredientes:
 

500 gr de carne de pavo
Una patata grande
 Un diente de ajo
Aceite de oliva
Sal
Unas brochetas de madera pequeñas (también valdría con palillos)



Para macerar la carne:

2 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de aceite de oliva
2 dientes de ajo
1 cucharada de miel
½ cucharadita de pimentón dulce
½ cucharadita de sal
 


Para la vinagreta:

2 pimientos de piquillo
100 gr de queso semi curado (nosotros usamos un semi mezcla de cabra y oveja, canario)
Una cucharada y ½ de semillas de sésamo
Unas hojas de perejil
Aceite de oliva
Vinagre de manzana
Sal






 


Elaboración:


Como dijimos, para realizar esta receta es importante la organización. Tenemos que macerar la carne con antelación para que coja bien los sabores. Para ello cortamos la carne en dados más o menos del mismo tamaño y la ponemos en un recipiente junto con las dos cucharadas de aceite, la salsa de soja, el pimentón, los ajos cortados en trocitos, la miel y la sal. Removemos todo con las manos hasta que la carne esté bien impregnada, tapamos y dejamos reposar en la nevera durante al menos 4 horas.




Transcurrido ese tiempo, vamos con la patata. Ponemos un cazo al fuego con abundante aceite de oliva, debe estar a muy muy baja temperatura, casi imperceptible, ya que lo que pretendemos es que la patata se “cueza” por así decirlo en el aceite y no que se fría (que es lo que pasará si subimos el fuego). Agregamos el ajo entero y sin pelar para que aromatice el aceite.





Pelamos y lavamos la patata y la cortamos en dados de unos 3 cm de grosor, lo importante no es que mida más o menos sino que todos los pedazos sean del mismo tamaño y a su vez del mismo que la carne. Sobra decir que los “recortes” de la patata los podemos aprovechar también (no son bonitos pero están igual de buenos). Ponemos los dados de patata en el cazo y los dejamos que se vayan confitando lentamente.





Sabremos que la patata está lista cuando pinchemos y esté tierna. Hay que estar atento ya que apenas coge un sutil color dorado. Aconsejamos siempre hacer una de más para así poder probar si saber si están en su punto. Serán aproximadamente 10 – 15 minutos, dependiendo del tamaño de la patata.





Al mismo tiempo nos ponemos con el pavo. Ponemos una sartén al fuego y cuando esté bastante caliente añadimos la carne y la dejemos hasta que esté dorada.





Mientras vamos preparando la vinagreta. Para ello cortamos el pimiento y el queso en trocitos muy pequeñitos.


 



















Picamos el perejil muy finito también y metemos todo en un recipiente junto con el sésamo, el aceite, el vinagre y la sal. Remobemos bien, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario.






Cuando todo esté listo, preparamos el montaje del plato. Disponemos en cada brocheta un dado de patata y otro de carne. Las colocamos en una bandeja y le agregamos la vinagreta por encima.









La forma de comerlo es todo junto y para adentro de un bocado. Buen provecho!!






6 comentarios:

  1. Como te curras el paso a paso, da gusto.
    Es la primera vez que entro y esta muy bien.
    Ojala que tartutxiki aprenda a comer,....
    un beso
    Doctor Bacterio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor y una alegria ver que has pasado por aqui, y por si fuera poco ver que me dejas una huellita, muchisimas gracias maestro! :D
      Un saludo!

      Eliminar
  2. La familia tartufo bien avenida con esta receta y nosotros tomamos buena nota!para fardar en el trabajo entre tanta ensalada de pasta, jaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Epa! si haceis esto para comer en el trabajo no es que fardeis en el trabajo, es que sois mis idolos! jejeje, a por ellos que son pocos y cobardes! un saludo Señora Estofada :D

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.