martes, 3 de julio de 2012

Copa de mousse de queso, galletas y mermelada de moras


Buenas!

En esta ocasión les traemos un postre muy sencillo, sano y que está buenísimo. De estos que se hacen en un momento y quedan con un aspecto muy resultón, por lo que son ideales cuando tenemos invitados en casa o para lucirnos con la familia un domingo. Se trata de una mousse de queso, con galletas y mermelada de moras que hará las delicias de los amantes de los postres lácteos y de los golosos en general. Sin duda una propuesta interesante de cara al verano.

Resulta que hace unos domingos fuimos a comer a casa de los abuelos Tartufo y aprovechamos para echar la tarde viendo el Canal Cocina (que nos encanta pero en casa no lo tenemos). Pues en el programa de Jamie Oliver, el chef preparó un postre muy similar a este y que nos sirvió de inspiración semanas después cuando hicimos la tarta de queso. No vemos este tipo de programas muy a menudo (porque no podemos) pero cuando los vemos nos cunde bastante.

Nosotros, como de lo que se trata es de enseñar y aprender, hemos fabricado nuestra propia mermelada pero ni que decir tiene que si queremos simplificar al máximo podemos poner una de bote. Estará bueno igualmente pero perderá ese toque de afecto que ponemos cuando hacemos las cosas por nosotros mismos. Esta vez hemos usado moras pero valdría también con arándanos, fresas, frambuesas o incluso manzana, platano, albaricoque, etc. A gusto del consumidor.

La razón de añadirle zumo de limón, ya lo verán más adelante en los ingredientes, es que ayuda a que la fruta libere la pectina que contiene naturalmente y que es la que da la textura característica a las mermeladas. Los frutos rojos contienen poca pectina por lo que el zumo de limón es prácticamente imprescindible para obtener una buena mermelada casera.

La receta de la mousse de queso es la misma que utilizamos para hacer la tarta de queso con arándanos. De hecho la idea de preparar este postre surgió porque nos sobró queso cuando preparamos la tarta. Esta es sin duda una de esas recetas que demuestra que tirando mano de la nevera y de la despensa y con un poco de imaginación, nos podemos sacar de la manga un plato delicioso y sin gastar demasiado. Y es que si les gusta, como a nosotros, es tan suave que se le puede sacar mucho partido, comiéndola por si sola o con fruta, miel, sirope de fresa, y un largo etcétera.

Y para que la base de galleta fuera sabrosa a la par que ligera, hemos utilizado unas galletas de avena que tienen una textura y un sabor muy interesantes de cara a la preparación de este tipo de postres.

Nota: para hacer la mermelada hemos utilizado moras congeladas. En Canarias es bastante complicado encontrar frutos del bosque frescos y esta es una buena opción para disfrutar de ellos tanto si no se encuentran como si están fuera de temporada.

Vamos con la receta.









Ingredientes:

100 gr de moras (y unas pocas más para decorar)
2 nueces de mantequilla
100 gr de azúcar
5 galletas de avena (tipo digestive)
Ralladura de limón
El zumo de ½ limón









Elaboración:

El primer paso sería preparar la mousse de queso. En nuestro caso ya la teníamos hecha así que les dejamos el enlace de la receta de la tarta de queso con arándanos dónde se detalla la elaboración de la mousse.

A continuación trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla para conseguir una masa más o menos compacta.


Seguidamente ponemos en un cazo las moras junto con el azúcar, la ralladura y el zumo de limón. Si utilizamos fruta congelada, es suficiente con sacarlas del congelador 5 minutos antes de su uso pues se descongelan en un momento.



Lo dejamos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que la fruta se vaya deshaciendo y obtengamos la textura deseada. No hay que pasarse con el tiempo de cocción o el azúcar se convertirá en caramelo y quedará demasiado duro.



Ahora sólo nos queda montar el postre. Para ello pondremos en un vaso o copa una base de galleta, sobre esta unas cucharadas de la mousse, seguida de una capa de mermelada. Repetiremos la operación tantas veces como sea necesario. Por último, decoramos con unas moras.



¡Listo para comer!

3 comentarios:

  1. Mmmmmmhhhhhhh!!! rico, nutritivo y además decorativo. Qué más se puede pedir... Elba

    ResponderEliminar
  2. Esto bien fresquito tiene que entrar...... ains, que rico, este septiembre me pondré a ello con moras del bosque, cual caperucita ;)

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que esta buenisimo. Y ahora que hay cerezas, tambien se podria probar con ellas. Besitos a las dos!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.