viernes, 20 de julio de 2012

Albóndigas de atún con salsa de soja y jérez


Buenas!

En casa de los Señores Tartufo solemos comprar, cada 2 ó 3 meses, una pieza de atún mediana, que el señor Tartufo limpia y le saca los lomos y que congelamos en porciones. Así nos sale más barato y tenemos un delicioso pescado azul a mano siempre que nos apetezca, limpio, sin una espina y sin piel y listo para usar. Normalmente lo descongelamos de un día para otro y lo comemos a la plancha con su guarnición de ensalada o unas papas sancochadas (patatas cocidas). Pero esta vez nos dio por cambiar y se nos ocurrió la idea de utilizar nuestros lomos de atún para hacer unas albóndigas. Nunca las habíamos hecho en casa y la verdad es que el resultado fue maravilloso.

Ya se sabe que en tiempos de crisis hay que echar mano de la imaginación. Y es que con cositas que siempre hay en casa, podemos ir variando nuestros menús sin necesidad de gastar más y sin aburrirnos comiendo siempre lo mismo.

Las albóndigas de pescado tienen una textura más suave que las albóndigas de carne, puesto que la “carne” del pescado es mucho más tierna.

Es una pena que el bebé Tartufo todavía no pueda comer atún (únicamente pequeños túnidos o atún en lata) pero le dimos una para que la probara y le encantó. En realidad, los niños menores de tres años y las mujeres embarazadas deben evitar el consumo de la carne de los grandes depredadores marinos (atún rojo, pez espada, tiburón, etc.) ya que estos peces acumulan gran cantidad de metales pesados en su organismo (sobre todo mercurio) debido a la contaminación medioambiental. La ingesta de dichos metales puede provocar graves alteraciones en el desarrollo neuronal de los fetos y de los niños de corta edad. Además la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda no consumir más de una ración (50 gr a la semana o 100 gr cada dos semanas) de dicho pescado tanto a niños de entre 3 y 12 años como a mujeres en edad fértil.

Para acompañar a las albóndigas hemos escogido una salsa de soja y jérez. La salsa recuerda algo a las que ponen en los restaurantes chinos para acompañar a los langostinos. Esta ha resultado ser una combinación sensacional. Eso sí, avisamos que esta salsa es dulce y les tiene que gustar el contraste entre la dulzura de la salsa y el sabor del pescado para disfrutar de este plato. Si eres de los que prefieren las albóndigas con salsa de tomate de toda la vida, te dejamos el enlace a nuestra receta de salsa de tomate casera.

Esperamos que les gusten! 



Albóndigas de atún con salsa de soja y jérez





Ingredientes:



Para la masa de las albóndigas:


350 gr de atún (unas 3 rodajas de un dedo de grosor ya limpias)
½ cebolla
2 dientes de ajo
Una cucharada de harina + 200 gr aproximadamente (para rebozar)
Un huevo
150 ml de leche
100 ml de vino blanco
1 panecillo ó aproximadamente 60 gr de pan (nosotros hemos usado pan de centeno)
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra molida





Para la salsa:


 
4 cucharadas de vinagre de jérez
2 cucharadas de azúcar
Una cucharada de jerez (podemos sustituirlo por brandy)
Una cucharada de salsa de soja
Una cucharada de harina de maíz
Un vaso de agua mineral
½ cucharadita de jengibre seco molido
Sal









Elaboración:


Para empezar ponemos una sartén al fuego con una cucharada de aceite de oliva. Cortamos la cebolla y los ajos en mirepoix. Cuando el aceite esté caliente añadimos los ajos primero y la cebolla después. Pochamos bien la verdura y, cuando esté dorada, la retiramos del fuego y la reservamos.





Ahora cortamos el atún en trozos muy pequeños o lo trituramos en la picadora.




El siguiente paso es opcional: nosotros hemos triturado la cebolla y el ajo con la batidora para luego no encontrarnos los pedazos en las albóndigas, y hemos agregado el vino blanco al vaso de la batidora antes de triturar con lo que hemos obtenido una especie de puré. Si decidimos no triturar, pasamos al siguiente paso directamente.




Ponemos el atún en un bol. Agregamos la cebolla, el ajo y el vino. Además incorporamos el huevo entero, la cucharada de harina y el pan que previamente debemos de haber dejado unos segundos sumergido en la leche para que se empape (hay que escurrir el exceso de leche) y salpimentamos. Mezclamos todo y amasamos (preferiblemente con las manos) durante aproximadamente 5 minutos para que todos los ingredientes se integren completamente.





Tapamos el bol con papel film y dejamos reposar nuestra masa al menos un par de horas en la nevera.




Transcurrido ese tiempo, sacamos el bol de la nevera y hacemos bolas con la masa (aproximadamente una cucharada de masa por cada albóndiga). Pasamos las bolas por harina, quitando el exceso.




Ponemos una sartén a calentar con abundante aceite. Cuando esté bien caliente vamos agregando poco a poco las albóndigas. Cuando estén doradas las retiramos y las dejamos reposar sobre un papel absorbente.



 Mientras, vamos preparando la salsa. Para ello ponemos un cazo a fuego lento con el agua, el vinagre, el azúcar y el jengibre.




En un bol disolvemos la harina en un poco de agua (mejor si es templada) y la agregamos al cazo, junto con el brandy y la salsa de soja.




Añadimos nuestra mezcla al cazo, poco a poco y sin dejar de remover. Cuando comience a hervir, apartamos el cazo del fuego y rectificamos de sal si fuera necesario.




Incorporamos nuestras albóndigas a la salsa y lo dejamos que repose unos minutos para que se empapen con ella.





Listo para comer!


8 comentarios:

  1. Jo, qué ricuras!Me encanta, me muero de envidia yo sólo tengo una discrepancia con el Sr Carrillero y es el pescado y marisco. Por suerte no es todo pero el atún le supera y nos separa incluso espacialmente, jajajja. Eso lleva a que al final habiendo tanta variedad margine una pieza que me chifla del todo. Disfrutadla familia (snifff)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, si te sirve de consuelo, a mi (la señora Tartufo) me sienta mal el atún pero como me gusta me lo como igual (masoquismo)...
    Es lo q tiene vivir en pareja: has perdido el contacto con el atún pero has ganado el contacto con el Sr Carrillero... merecerá la pena, no?¿ jejejej
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Sabes que jamás las he tomado nunca, creo que lo voy a probar me gusta mucho la idea, bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes de probarlas compañero bloguero, estan buenas! lo que mas me gusta es la salsa que se puede jugar con ella en otras elaboraciones! un saludo y gracias por pasar por aqui. Espero verte a menudo!

      Eliminar
  4. ¡¡Mafre mía!!! Esto es ima delicia para la vista ,así que me imagino lo rico que debe ser ¡¡comerlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Mila, estan bien buenas! :) muchas gracias por el comentario!un saludo!

      Eliminar
  5. Hola chikis que tal con esos calores?Por ahi no habra incendios no? Que buenas esas bolitas marineras, pero me quedo con el helado, me encantan esas nueces. Me rei un monton con los viajes de Gulliver, hoy os envio como anonimo que con el movil de mis hijos no me aclaro, Soy Maritxu, Biquiños desde Galicia!

    ResponderEliminar
  6. Hola Maritxu wapa!! Aquí no hay incendios afortunadamente, pobres lo q están pasando. El calor sí, sofocante, pero es lo q toca en verano. Nos alegramos mucho de verte x aquí y dq t esté gustando todo lo q hacemos. Disfruta tus viajes... Muxus!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.