domingo, 3 de junio de 2012

Helado de leche merengada, lima y suspiros de Moya


Buenas!

Hoy les traemos la última de nuestras recetas que, con motivo del Día de Canarias, hemos realizado para homenajear y, por supuesto, dar a conocer un poco mejor la gastronomía isleña, siempre desde nuestro prisma, claro está.

La receta que hoy les proponemos es ideal para los calores que últimamente estamos padeciendo, aunque por supuesto la podemos disfrutar durante todo el año. Se trata de un helado de leche merengada con suspiros de Moya. Y muchos se preguntarán: ¿qué es un suspiro de Moya? Se trata unos merengues realizados de forma artesanal en el municipio de Moya (perteneciente a la isla de Gran Canaria) y que cuya tradicional receta se conserva y respeta desde principios del siglo pasado. Tres son sus ingredientes: claras de huevo, azúcar y limón. Crujientes por fuera y húmedos por dentro, se caracterizan por su dulzura, su sutil sabor a limón y  su textura, se deshacen en la boca.

Hacía tiempo que teníamos la intención de adquirir una heladera. ¿Qué mejor que poder ofrecer al bebé Tartufo postres fresquitos y hechos en casa? Hace unos años el señor Tartufo compró una heladera, la usó un par de veces y la pobre volvió a su caja dónde estuvo años sin ser usada. El señor Tartufo se vino a vivir a Canarias y dejó el electrodoméstico en San Sebastian hasta que la amona Tartufo se cansó y la tiró a la basura (normal, no se pueden estar acumulando trastos). Por suerte, un amigo del señor Tartufo encontró una heladera muy económica a la par que muy eficaz a la venta en una conocida cadena de supermercados y conseguimos hacernos con la última unidad que quedaba en toda la isla. Gracias a ella hoy vamos a enseñarles a preparar en casa un helado que nada tiene que envidiar a los que podemos degustar en una heladería, yo diría que el resultado es aún mejor.

Pero vamos por partes. Para hacer un buen helado casero necesitamos primero preparar una azúcar especial, llamada azúcar invertido y que es ideal para la preparación de helados ya que dificulta la cristalización del agua, con lo cual no encontraremos esos desagradables hielitos que a veces hay en los helados comerciales que comúnmente guardamos en el congelador. Aunque el nombre puede asustar un poco, no se preocupen, el azúcar invertido es muy fácil de preparar en casa y se puede guardar tranquilamente en un recipiente hermético y así tenerla a mano cuando la necesitemos. Si tenemos la intención de consumir todo el helado que vamos a preparar en el día, podemos utilizar azúcar normal, pero ésta no cristaliza tan bien como la invertida. En la cocina, como en todo en la vida, vale la pena esforzarnos un poco más para conseguir mejores resultados.

Además, que mejor que ofrecer nuestro helado en una crujiente tulipa, por supuesto también hecha en casa. Así pues, esta receta en realidad consta de tres recetas: la del azúcar invertido, la de la tulipa y la del helado propiamente dicho.

Les dejamos con las recetas.


Helado de leche merengada y suspiros de Moya






Ingredientes:


 
Para el helado:

4 suspiros de Moya
250 ml de nata
250 ml de leche
150 gr de azúcar
La ralladura de 2 limas
2 cucharadas de azúcar invertido



 

Para la tulipa:

90 gr de harina
90 gr de azúcar glass
4 claras de huevo
75 gr de mantequilla derretida
Unas gotas de esencia de vainilla







Para el azúcar invertido:

150 ml de agua mineral
350 gr de azúcar
Un sobre de ácido tartárico y málico
Un sobre de bicarbonato sódico


*Nota: tanto el ácido tartárico y málico como el bicarbonato sódico se venden en grandes superficies. Se comercializan bajo el nombre de “gasificante litines” y vienen presentados juntos en una caja de 8 sobres de cada uno (ya que el uno necesita del otro para realizar su función). No sólo sirve para hacer el azúcar invertido, sino que puede utilizarse a modo de levadura para hacer todo tipo de postres (sobre todo se usa en la elaboración de magdalenas).





Elaboración:


Azúcar invertido:

Ponemos el agua y el azúcar al fuego en un calentador. Agregamos el sobre de ácido tartárico y málico y llevamos a ebullición. En cuanto rompa a hervir retiramos del calor e inmediatamente añadimos despacio el bicarbonato sódico y removemos con una varilla. Obtendremos una especie de jarabe bastante más denso que el agua. Dejamos enfriar y lo envasamos en un recipiente hermético para tenerlo a mano siempre que lo necesitemos (preferiblemente en la nevera donde aguanta más de 6 meses).



Helado:

Introducir el vaso de la heladora en una bolsa de congelación o envolverlo en papel film y meterlo en el congelador durante aproximadamente 24 horas.

Ponemos en un calentador al fuego la nata, la leche, el azúcar, el azúcar invertido, la canela y dos trozos de cáscara de lima. Cuando esté a punto de hervir (sin que llegue a hacerlo) retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar durante diez minutos para que la leche infusione y se impregne bien del sabor de la canela y la lima. Lo ponemos en un recipiente de plástico que debemos dejar enfriar tapado en la nevera durante al menos cuatro horas. 







Rayamos el resto de la lima y troceamos los suspiros en trozos más o menos grandes. 






Transcurrido el tiempo de refrigerado, colamos la mezcla y la vamos introduciendo despacio en la heladora, estando ésta ya ésta en marcha.






Cuando el helado esté casi listo (que será cuando hayamos conseguido la textura cremosa propia del helado) añadimos los trozos de suspiro y el resto de la lima. 






Removemos un par de minutos más y pasamos nuestro helado al recipiente dónde vayamos a refrigerarlo. Introducimos el helado en el congelador hasta el momento de su consumo.






*Nota: esta receta está adaptada para su realización en una heladora sin compresor. Para otro tipo de heladoras sólo hay que seguir las instrucciones del fabricante para su uso.






Para la tulipa:


Precalentamos el horno a 180º C. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos las claras y batimos, a continuación la esencia de vainilla y volvemos a batir. Por último agregamos la harina y batimos de nuevo. Introducimos la masa en la nevera para que coja un poco de consistencia.








Ponemos un papel vegetal sobre la bandeja del horno y vamos haciendo montones de masa sobre el mismo (4 tulipas cada vez). Extendemos y formamos una circunferencia con ayuda de una cuchara (no deben quedar ni muy finas ni muy gruesas).





Introducimos la bandeja en el horno a 180ºC durante 10 – 12 minutos aproximadamente (deben quedar bastante doradas para que queden crujientes).





Para darles forma de tulipa hay que ponerlas aún calientes en un bol pequeño y poner otro encima del primero (como muestra la foto), hasta que se enfríen. Si no, pueden utilizarse a modo de galleta o barquillo para acompañar al helado.





Sacamos nuestro helado del congelador justo en el momento de su uso. Presentándolo sobre una tulipa. Es importante coger la cantidad que vayamos a usar y volver a guardar el helado ya que al ser una elaboración casera, puede estropearse con facilidad. Podemos decorarlo añadiendo un poco más de suspiros de moya escachados.




Esperamos que les guste.

6 comentarios:

  1. Vaya pinton que tiene no dejas de sorprender este postre lo haremos cuando terminemos la dieta un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué rico, me encanta la leche merengada, tienes razón, 3 en 1, vaya trabajo, qué nivel! Aún estoy suspirando, qué bien entrará fresquito con estos calores; me ha encantado conocer los suspiros, ya me acuesto hoy sabiendo una cosa más, gracias, fíjate que el merengue no me va mucho pero éste es especial, con el sabor a limón seguro que me gusta, pero igual hay que coger el avión para probarlo, por aquí no creo que se encuentre, bueno, pues todo llegará, bihar arte!

    ResponderEliminar
  3. Este post lo guardaré como oro en paño para cuando me anime con el helado...conocida cadena de supermercados significa Lidl?;)

    ResponderEliminar
  4. Hola Maite!
    Ya te voy a pasar yo revista la semana que viene! a ver como estas llevando esa dieta, que con esa excusa te estas perdiendo muchos de nuestros platos :P
    Un muxu!

    Aupa Maritxu!
    No es para tanto, parece mucha historia pero no es tanto, es organizarse, y cuando haces la crema que sera el helado hacer el azucar invertido, olvidarte de todo hasta el dia siguiente y cuando te vuelvas a acordar al dia siguiente metes lo que llamamos mix, que seria la crema y en unos 2o minutos lo tienes hecho! como todo, es ponerse maritxu! :D
    Si un dia quieres probarlos no tienes mas que decirlo, y nosotros te los hacemos llegar, ok?
    Un saludo!

    Amiga Carrillera!
    Pues si, gran superficie significa lidl, que la verdad que para el precio que tiene hace un helado autentico! todo es hacer una buen mix, que quede gustoso, y el azucar invertido que creo que es indispensable. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno, Mikel, no dejas de sorprenderme, voy a tener más cuidado con lo que digo porque hijo mío tienes una predisposición... qué generosidad por Dios! anda, vete a ver películas y a comprar bronceador, muxuak, txikis!

      Eliminar
  5. maritxu, en estos tiempos que corren, que menos que generosidad! Es un dulce relativamente barato, y un envio certificado por correos no sale sino 3€... vamos que tampoco se muere nadie por ese dinero :P
    Ya se me paso el rojo de la cara! jejeje vaya tela como me queme sin darme cuenta... y el bebe tartufo tambien! bueno, es que nos quemamos todos! un saludooo!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.