domingo, 6 de mayo de 2012

Tarta de queso



Buenas! Hoy queremos celebrar el día de la madre, como las madres mejor se merecen, con una deliciosa tarta casera. Ante todo, queremos felicitar a todas las mamás del mundo, en especial por su puesto a mamá Tartufo y con mucho cariño a la amona y a la abuela Tartufo. Felicidades!!!!

Esta tarta tiene bastante historia. Nos tenemos que remontar a cuando el señor Tartufo aún vivía en San Sebastián, dónde (como ya hemos mencionado en otras ocasiones) trabajaba en un restaurante en el que su compañero Natan preparaba esta tarta todos los días. Años después, cuando el señor Tartufo llegó a Canarias y siguiendo la receta que allí había aprendido, comenzamos a hacer este pastel para celebraciones y ocasiones especiales. 
Mención especial requiere en este punto nuestra amiga Iballa, quién nos ha insistido mucho para que colgáramos esta receta. Ella que la ha probado sabe lo buenísima que está.

Se trata de una tarta muy sencilla y de elaboración muy rápida pero que es muy agradecida porque, no es porque la hayamos hecho nosotros, está buenísima.
Esperamos que se animen a intentarlo. Ahí va la receta!


Tarta de queso







Ingredientes:

500 gr de queso crema para untar
200 gr de requesón (o queso tipo quark)
500 ml de nata para montar (debe estar en la nevera)
100 gr de azúcar
Una plancha de hojaldre refrigerado
350 gr de mermelada de arándanos





Elaboracion:

Para comenzar debemos precalentar el horno a 180º C. A continuación espolvoreamos harina en la mesa de trabajo y disponemos encima la lámina de hojaldre para estirarla con un rodillo. Engrasamos el molde en el que vayamos a hacer la tarta y ponemos encima el hojaldre. 


 












Cortamos el sobrante de los bordes, pinchamos toda la superficie con un tenedor y cubrimos con papel de aluminio. Por último, ponemos sobre la masa un peso que haga que el hojaldre no suba (normalmente se utilizan legumbres las cuales podremos volver a usar cuando vayamos a prepara otro hojaldre). A éste procedimiento se le denomina cocer en blanco. Ponemos el hojaldre con la bandeja en la posición intermedia del horno a 180º durante 15 minutos.
Mientras, comenzamos a preparar la crema que servirá de relleno para nuestra tarta. Ponemos la nata en un bol junto con el azúcar y la montamos. En otro bol mezclamos los quesos hasta que nos quede una crema homogénea. A continuación removemos todo suavemente y con cuidado de que la nata no se baje. Introducimos la crema en la nevera para que coja consistencia.
Sacamos el hojaldre del horno. Retiramos el aluminio y las legumbres con cuidado de no quemarnos y volvemos a introducirlo en el horno para que coja color. Aproximadamente 10 minutos más, hasta que esté dorado.














Transcurrido ese tiempo sacamos el molde del horno, desmoldamos la base y la dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando haya perdido bastante calor rellenamos con la crema y metemos la tarta en la nevera durante una hora aproximadamente para que esté bastante dura o durante 20 minutos en el congelador. Lo que buscamos es que la parte de arriba del relleno esté lo suficientemente dura para que al poner la mermelada no se nos mezcle con la crema. Por último repartimos por encima la mermelada de arándanos.



Y lista para comer!  



Tarta de queso

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.