jueves, 10 de mayo de 2012

Bizcocho de calabaza

Buenas! En esta ocasión vamos a presentarles una receta que hacía tiempo que teníamos ganas de probar y que ciertamente nos ha sorprendido porqué está buenísima. Se trata de un bizcocho de calabaza. Y como siempre, nos gusta curiosear, dar respuesta a nuestras inquietudes y, sobre todo, nos encanta desayunar un buen bizcocho casero, nos pusimos en marcha.
Pero empecemos por el principio y lo primero es dar las gracias de nuevo porque una vez más nos ha regalado la materia prima para realizar este plato: la calabaza. Muchas gracias David, ha sido un detallazo por tu parte.
Se trata de un postre sencillo, con una textura esponjosa y que resulta algo más jugoso que el bizcocho tradicional y al cual la calabaza le da un bonito tono anaranjado. Además, curiosamente no sabe a calabaza pero si le aporta ésta un excelente y peculiar sabor.
La calabaza es rica en vitamina A y, entre otros muchos beneficios, refuerza el sistema inmunitario, cuida la vista y previene el cáncer gracias a su gran poder antioxidante. Sobra decir que es una original y deliciosa manera de hacer que los peques (y no tan peques) reciban su dosis diaria de vitaminas. Les aseguramos que a los señores Tartufo nos gustó pero lo del bebé Tartufo fue cosa a parte: le encantó y no quería parar de comer, se chupaba los dedos!!
No se sabe con certeza de dónde proviene esta receta, es más existen muchísimas maneras diferentes de prepararla. Hay alguna versión de este bizcocho que va cargada de especias y que procede de Inglaterra. Sin embargo, fue en estados unidos donde se popularizo la preparación de diversos pasteles y bizcochos de calabaza para el Día de acción de gracias y, como no, para Halloween.
Ahí va la receta que ya sabemos que más de uno estará esperando impaciente.










Ingredientes: para un molde de 24 cm aproximadamente


 

300 gr de calabaza (sin piel ni semillas)
300 gr de harina
300 gr de azúcar
100 gr de mantequilla
4 huevos
12 gr de levadura en polvo
½ cucharadita de canela en polvo








Elaboración:

Para empezar precalentamos el horno a 170ºC y encamisamos el molde que vayamos a utilizar.
Seguidamente pelamos la calabaza, le quitamos las semillas y los hilos y la cortamos en cuadros muy pequeños. La ponemos en el vaso de la batidora y la trituramos hasta que quede un puré.




En un bol batimos enérgicamente los huevos con el azúcar. Después añadimos la mantequilla que debe estar derretida pero no caliente. Y por último agregamos la calabaza y volvemos a remover.


 
 


















En otro recipiente tamizamos la harina, la levadura y la canela y mezclamos todo. A continuación vamos agregando los ingredientes líquidos a la harina y removemos bien hasta obtener una mezcla totalmente homogénea.




Por último vertemos la masa en el molde y lo situamos en la bandeja del horno en la posición intermedia a 170º durante aproximadamente 50 minutos. Podemos utilizar el truco del palillito para ver si está listo, si sale sucio lo dejaremos 10 minutos más.




Sacamos del horno y lo dejamos reposar un rato antes de desmoldar para que no se nos baje.
Qué aproveche!











4 comentarios:

  1. Qué rico!
    Yo sólo lo he hecho una vez, creo que con la calabaza previamente cocida, y es verdad que queda sorprendentemente bueno, no sabe nada a calabaza, para mí, más rico aún que el de zanahoria, y lo del bebé Tartufo no me extraña nada, a mis hijos también les encantó; buen fín de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas maritxu!
      El bebe tartufo la verdad es que es de buen comer, igual que el padre, a nosotros nos vuelve locos cuando sacamos algo del horno y ella se pone a hacer "mmmmmmm"... nos reimos muchisimo la verdad!!
      Gracias a dios que tambien come verdura, que era nuestro principal miedo, pero bueno, ellos nacen sin prejucios respecto a la comida, y todo lo come muy bien!
      Muy buen fin de semana para ti tambien!

      Eliminar
  2. Ya lo he hecho, pero a mi no me ha quedado tan bonito de color. No ha quedado naranja .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El color lo da la calabaza, quizás utilizaste una que estuviera algo más amarillenta que anaranjada. Lo importante es que seguro que estaba delicioso. Un beso enorme! :)

      Eliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.