jueves, 19 de abril de 2012

Pollo crujiente con parmesano al romero


Buenas! Hace unos días vimos por la tele al cocinero británico Jamie Oliver participando en un programa de coches bastante conocido. Esto nos hizo recordar que este chef tenía un programa de televisión “En casa de Jamie Oliver” en el cual preparaba recetas medianamente sencillas, la mayoría bastante originales y en las que sacaba mucho partido de especias y hierbas aromáticas.
Así que decidimos ponernos a investigar en su recetario, con la idea de rescatar alguna de sus fórmulas y mostrárselas a ver que les parece. Y hallamos un pollo con tres texturas, una cremosa que le aporta el queso, una crujiente gracias al jamón y el frescor del romero. A nosotros desde luego nos sorprendió gratamente el resultado: un potente sabor a romero combinado con una tierna pechuga de pollo, jamón serrano y queso parmesano. Una inusual mezcla que como mínimo no te va a dejar indiferente.
Ahí va la receta!






Ingredientes:
 
Una pechuga de pollo
3 ó 4 lonchas de jamón serrano (no demasiado grueso pero lo suficiente para que no se rompan al despegarlas)
50 gr de queso parmesano
Romero
Rúcula
Aceite de oliva





Preparación:

Para comenzar ponemos la pechuga entre dos hojas de papel film y la espalmamos (machacamos) con un rodillo hasta que quede toda con el mismo grosor (una especie de filete grueso). 






Quitamos el papel de la parte de arriba y rayamos el queso parmesano encima, cubrimos éste con hojas de romero (la cantidad va a gusto del consumido) y disponemos encima el jamón serrano cubriendo toda la pechuga pero sin superponer una loncha de jamón sobre otra. Presionamos para que todos los ingredientes se adhieran bien los unos a los otros.






En una sartén antiadherente que previamente habremos calentado y ayudándonos del papel film que aún teníamos bajo la pechuga, la ponemos en la sartén con una gota de aceite. Lo dejamos por el lado del jamón durante 4 ó 5 minutos a fuego medio y después le damos la vuelta y lo dejamos 1 o 2 minutos más. La pechuga debe quedar jugosa.






La sacamos a una tabla y la partimos por la mitad. Acompañamos la pechuga con una ensalada de rúcula, aceite de oliva y vinagre de Módena.









¡Qué aproveche!

1 comentario:

  1. Tiene muy buena pinta como todo lo que haces un saludo familia Tartufo

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.