lunes, 9 de abril de 2012

Pan de matalauva


Buenos días!

La receta de hoy será y es por ahora la receta mas fácil y mas sencilla que hay en la pagina, apenas tiene 4 ingredientes, y con diferencia será el alimento (después del agua y quizás el arroz) que mas se consuma en todo el mundo, por la tanto porque no hacer esta receta sencilla de pan y que es tan agradecida?

Bien comentar que este pan que haremos hoy es la masa básica, ya sabemos la cantidad de panes que se encuentran en el mercado verdad? Y ya sabemos también lo que pasa cuando compramos nuestra barra o bollo de pan calentito? Que si es de una buena panadería estará todavía crujiente y perfecto para comer, pero como sea de estos panes precocidos que se han puesto tan de moda últimamente, ya no tienes pan! O si, pero no tan tierno…

Por lo tanto el señor tartufo el otro día rebuscando tanto en libros como Internet encontró un par de recetas que tenia ganas de hacer, una del panecillo tipo Kaiser, y otra de un tipo de pan de centeno con nueces y semillas varias, pero como el hombre no es un experto en la materia, solo un aficionado, hizo las mas fácil que encontró, la básica, que es la que aquí encontramos, la receta es tan sencilla que con respetar los tiempos de levado tendremos suficiente, estos tiempos a muchos le echaran para atrás, pero si queréis un consejo, hacedla, si ya después no os gusta entonces, jamas de los jamases volváis a entrar en mi blog y echad pestes de mi donde queráis! Si la hacéis veréis que nunca mas veréis el pan precocido de gasolineras y “boutiques” de pan de la misma manera, solo querréis el vuestro… vuestro propio pan.

Limpiad la encimera! Lavaos las manos! Y pongamos las manos en la masa, que comenzamos!


Pan de matalauva


 Ingredientes
500 gr de harina de fuerza (en cualquier supermercado se encuentra)
300 ml de agua templada
10 gr de levadura fresca (no sirven los impulsores químicos tipo royal)
10 gr de sal
10 gr de anís o matalauva









Elaboración:

Echamos la harina, el anís y la sal en un bol grande, donde podamos trabajar con ambas manos cómodos. Desmigamos la levadura con la ayuda de la palma de las manos, sin volvernos locos removemos un poco todos los ingredientes para que se entremezclen. Continuamos echando todo el agua a excepción de un poco, que la reservaremos porque no todas las harinas absorben la misma cantidad de agua. Vamos amasando hasta conseguir una bola uniforme, elástica y tersa que no se tiene que pegar a las manos.


La echamos en la encimera y la trabajamos durante unos cuatro minutos con ambas manos, hasta que la masa sea firme pero se maneje bien. Entonces taparemos la masa con un paño limpio  (si puede ser que este sin estrenar mejor, para que la masa no coja olores a suavizante ni jabones, etc.) dejamos que la levadura actúe durante como mínimo 1 hora en un ambiente cálido y lejos de corrientes de aire. La masa deberá doblar su tamaño.


Pasado el tiempo, cortaremos la masa en 7 porciones de tamaño parecidas, pueden ser mas o menos, dependiendo del tamaño que queráis los panecillos, nosotros en esta ocasión hicimos bollos, pero se pueden hacer baguettes o incluso hogazas de pan, horneando la masa entera, pero los tiempos de cocción variaran. Cuando hayamos porcionado la masa tenemos que volver a trabajar nuestros panecillos para conseguir la forma deseada, aquí ya entra la destreza de cada uno, lo ideal seria que aplastarais el pan con la palma de la mano y después metierais los extremos de la masa al centro, después con la palma de la mano encima del pan bolearemos el pan hasta conseguir la forma de panecillo o bollo. Así con los 7, colocaríamos estos en una placa de horno con papel vegetal, dejaríamos reposar otra con el paño tapando los bollos. 


Cuando falten 20 minutos para hacer la hora del segundo reposo o levado, precalentaremos el horno a 220 grados.

A la hora, retiramos el paño y veremos que nuestros bollos están hinchados, perfecto! Ahora con la ayuda de cutter, o cuchillo muy muy afilado greñaremos el pan, cortarlo vaya, como en la foto, espolvorearemos un poco de harina por encima para darle ese toque rustico que tanto nos gusta.



Y ya metemos el pan para dentro del horno, 20 minutos a 220, sin dejar de vigiladlo a partir de los 15 minutos, por si acaso. Se sabe que esta hecho cuando golpeéis el pan y suene a hueco. 

Vuestra comida pasara a un segundo lugar, para tomar protagonismo absoluto vuestro pan! Disfrutarlo y decidme que tal la experiencia, saludos!



1 comentario:

  1. Muy buena s! El anís es normal? Del que se compra en botecitos junto con las especias? Gracias

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.