sábado, 21 de abril de 2012

Ensalada César


Buenas! Aquí vamos con una receta clásica dónde las haya pero que muy poca gente sabe cómo se prepara. En la familia Tartufo hemos dado con la que nos parece la mejor receta de esta salsa cuyo inconfundible sabor o te encanta o lo detestas… cuestión de gustos.

No se conoce con exactitud el origen de la ensalada César. Se cree que la fue creada en Méjico por el cocinero italiano Alex Ardini, quién junto a su hermano César Ardini (de ahí viene el nombre) eran propietarios del restaurante Cesar´s place. Se cuenta que este plato fue el ganador de un concurso gastronómico gracias al cual su aliño se hizo muy popular.

Otra versión dice que la ensalada fue creada por el propio Cesar Ardini. Al parecer unos soldados americanos pidieron al chef que les preparara una ensalada. A falta de tomates, zanahoria, pepino… es decir, los ingredientes habituales de una ensalada; Ardini decidió preparar un plato con los ingredientes que tenía a mano, basándose en la comida que su madre le preparaba cuando era pequeño en Italia.

Lo que se sabe a ciencia cierta es que César Ardini registró en 1948 en Los Ángeles la ensalada como suya, dándole el ya internacionalmente conocido nombre de Ensalada César.

No son pocos los ingredientes necesarios para preparar este plato pero si te gustan las ensaladas vale la pena hacerla porque está deliciosa. Así que prepara la lista de la compra y a por ella.

Ensalada Cesar

Ingredientes: (para 2 – 3 personas)

Para la ensalada:
Lechuga (la que prefieran, nosotros usamos una mezcla de rúcula, lechuga rizada, escarola y lollo rosso)
Una pechuga de pollo
Una rebanada de pan de molde (nosotros usamos integral pero vale el que tengan en casa)
25 gr de queso parmesano (para decorar)
Aceite de oliva

Para la salsa:
100 gr de queso parmesano rallado
1 huevo
6 filetes de anchoa (escurridos)
5 cucharadas de aceite de girasol
2 cucharaditas de salsa Perrins
Una cucharadita de mostaza
Un diente de ajo
Unas gotas de vinagre
Pimienta
Agua mineral


Preparación:


Para comenzar ponemos a calentar una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Cuando esté caliente ponemos la pechuga entera a fuego fuerte hasta que se sellen los jugos de la carne y después se baja a fuego medio para que termine de cocinarse. Debe quedar dorada pero no demasiado hecha para que no quede seca. Cortamos la pechuga en dados y reservamos.



A continuación, ponemos un cazo con abundante aceite. Cortamos el pan en cuadritos y lo añadimos cuando el aceite esté bien caliente. En cuando esté dorado lo retiramos y lo dejamos escurrir en un papel secante.


Seguidamente lavamos, escurrimos bien, cortamos la lechuga y la reservamos también. Por último cortamos el parmesano en lascas.

Ahora vamos con la salsa. En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes de la salsa y trituramos suavemente hasta que todos queden bien mezclados. Probamos la salsa, si está muy fuerte de sabor podemos ir añadiendo agua mineral a cucharadas hasta obtener el sabor que nos guste; si quedara muy espesa agregamos agua también para obtener un resultado más cremoso. 



Montamos la ensalada poniendo una generosa base de lechuga, añadiendo a continuación los costrones de pan y la pechuga. Por último agregamos salsa al gusto y decoramos con el parmesano.
Esta ensalada está mejor templada pero si nos sobra salsa hay que guardarla en la nevera rápidamente porque al llevar huevo crudo puede estropearse. No hay problema ya que fría también está muy buena. Eso sí, no la conserven más de un día por si acaso.


Ya nos contarán que tal!!

2 comentarios:

  1. Ensalada César, una de las favoritas en mi casa.
    En verano la tomamos como plato único.
    Mi toque personal: le añado unas nueces. Además, para servirla, compro unas tortillas mexicanas (marca Mercadona van que se matan) y pongo cada una en un cuenco de cerámica, como forrándolo por dentro. Meto los cuencos en el horno a 100ºC y los tengo un rato grande, como una hora (no se queman), hasta que se ponen duros y crujientes. Los dejo enfriar y los utilizo para servir la ensalada: cada cuenco de pasta en un plato, y lo lleno con la ensalada justo antes de servirla. Al comer, vas rompiendo la pasta y comiéndotela con la ensalada. ¡De vicio!
    Y un truquillo: si hay que ahorrar tiempo, después de probar varias marcas, la mejor salsa César preparada es la de Calvé. Es bueno tener una botella en el armario, porque te puede sacar de un apuro.
    Se nota que soy fan de las ensaladas, ¿verdad?
    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmela. Pues no está mal la idea de las tortillas. Al señor Tartufo no le va demasiado lo crujiente pero a mi (la señora Tartufo) me encanta y lo de las nueces sí que me lo apunto, seguro que le van genial a esta salsa que está de vicio. La salsa Calvé no la hemos probado pero viendo lo bien que queda esta que hemos hecho no se si la probaré, es que la verdad es que el sabor me ha sorpendido gratamente porque he probado muchas otras antes cuyo sabor me resultaba demasiado fuerte.
    Muchos besos!!!!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado déjanos un comentario, nos hará mucha ilusión.
Si no te ha gustado déjanos un comentario, nos servirá para mejorar.